Los periodos sensibles Montessori

¿Qué son los periodos sensibles?

¿Te has dado cuenta de que alrededor de los 9-12 meses los niños suelen pedir que les ayudes a estar de pie para ir andando a todos lados? Ésto significa que está en uno de los periodos sensibles.

Si tienes hijos más mayores, ¿has visto que hacia los 3-4 años se interesan mucho por las letras y por escribir su nombre? Aquí se observa otro de los periodos sensibles.

Los periodos sensibles son como «ventanas de oportunidad«, es decir, periodos en que los niños tienen mayor facilidad para aprender una habilidad. Este es uno de los motivos por el cual, a los niños pequeños les es mucho más fácil adquirir un nuevo idioma que a los adultos.

Estos periodos son universales y tarde o temprano aparecen en cualquier niño sano del mundo.

Si somos capaces de detectar el periodo sensible en el que se encuentra nuestro hijo y le ofrecemos actividades correspondientes a él, le va a ser mucho más fácil el aprendizaje.

Por desgracia, una vez el periodo ha alcanzado su punto álgido, empieza a decrecer y no vuelve a repetirse. De este modo, aprender esa habilidad se vuelve mucho más difícil.

Si el niño no ha podido obedecer a las directrices de su periodo sensible, se ha perdido la ocasión de una conquista natural, se ha perdido para siempre

María Montessori

¿Por qué suceden los periodos sensibles?

Durante cada periodo sensible hay ciertos grupos de neuronas que se activan más que otras. Por eso, el niño tiene una predisposición natural hacia algún tipo de actividad en concreto.

Si se estimula esa actividad neuronal (por ejemplo, con la repetición de una acción), se crean conexiones que se van fortaleciendo.

Sin embargo, si no se estimula la actividad neuronal, no se crean las conexiones correspondientes y, por lo tanto, no se desarrolla la habilidad de manera espontánea.

¿Qué papel tiene el adulto?

El papel del adulto es básico. Es el encargado de observar e identificar el periodo sensible en el que se encuentra el niño y ofrecerle un ambiente estimulante que le ayude a desarrollar su máximo potencial.

Importancia del adulto en los periodos sensibles

Es importante que interiorices que «antes no significa mejor«. Cada niño tiene su ritmo y que empiece a leer antes que otros niños, no significa que sea más inteligente ni que vaya a ser mejor a nivel académico. Simplemente, que ha alcanzado un periodo sensible un poco antes que otros niños.

Del mismo modo, que no debes preocuparte si tu hijo todavía no camina al año y toda su clase sí. Caminará cuando esté preparado y tenga interés por ello. Y eso no va a significar que a nivel motriz vaya a ir atrasado. Sofía empezó a caminar a los 15 meses, la última de su clase de la escuela infantil. Y no tiene nada que envidiar a como corren niños que llevan caminando desde los 10/12 meses.

También puntualizar que si tu hijo no está preparado para un aprendizaje, de poco servirá que le fuerces a aprenderlo. Por ejemplo, quitar el pañal a un niño que no está preparado, solo servirá para que tengas que limpiar el triple que si esperas a que de las señales de que está listo para ello.

¿Qué periodos sensibles hay y cómo los identificamos?

María Montessori identificó 4 grandes periodos sensibles, a los cuales se les han ido añadiendo otros tantos. Para identificarlos no queda otra que observar sin intervenir. Podrás ver como tu hijo se interesa muy intensamente por algo en concreto y lo repite de manera constante.

He hecho un cuadro para que puedas ver de manera rápida qué periodos sensibles hay y en qué edad (aproximada) suelen aparecer. Pero no te tomes el cuadro como una «Bíblia» exacta. Recuerda que cada niño tiene su ritmo y sus intereses, así que no debemos generalizar.

Periodo sensible al orden (1.5 – 4 años)

Que no te engañe la palabra «orden». Esto no significa que haya un periodo en que el niño vaya a ser un campeón de la limpieza y que vaya a dejar los juguetes el su sitio.

Periodos sensibles: orden

Siento el chasco, pero no.

Se entiende periodo de «orden» como un orden mental, más que lo que el concepto de «limpieza» que tenemos los adultos.

El orden ayuda al niño a que pueda clasificar y encontrar la relación entre diversos objetos. Es el modo en que el niño estructura el mundo que le rodea y es la base de las matemáticas.

Observarás que en este periodo, tu hijo pone objetos en perfecta línea recta, o se enfada si la cuchara no está alineada con el tenedor, puede incluso tener rabietas si no se cumplen las rutinas habituales.

Periodo sensible al movimiento (0-4.5 años)

Los niños necesitan moverse, sobre todo porque es la expresión de la voluntad. Si les impedimos el movimiento, estaremos impidiendo también el desarrollo de la misma, así como de la adquisición de habilidades motoras.

Notarás que está en esta fase porque pensarás que no para quieto, que es hiperactivo, que no se agota, que está obsesionado con subir y bajar escaleras… Otra manera de detectarlo es porque empezará a realizar un movimiento de manera repetitiva y constante, hasta que lo domina.

Sofía está en pleno periodo sensible al movimiento.

Periodo sensible al refinamiento sensorial (0 – 4.5 años)

Los sentidos son la base a través de la cual el niño conoce el mundo. Todo lo que llega a nuestra mente, debe pasar primero por nuestros sentidos.

No le des al cerebro más de lo que le das a una mano.

María Montessori

Durante este periodo el niño es especialmente sensible a todo lo que le rodea a través del olfato, la vista, el tacto, el gusto y el oído. ¿Te has fijado que de bebés se lo llevan TODO a la boca?, ¿has visto como niños de 1 año no paran de querer tocarlo todo?

También pasan por un momento en que les llama la atención los objetos muy pequeños, y cuanto más minúsculo mejor. Parece que este interés se relaciona a que intentan comprobar el límite entre lo que se puede percibir, y lo que no.

Periodo sensible al lenguaje (0 – 6 años)

Este periodo se inicia antes del nacimiento. Se calcula que empieza alrededor del 7º mes de embarazo y termina hacia los 6 años. Su punto álgido se da sobre los 2 años cuando se experimenta la «explosión del lenguaje».

Durante este periodo, primero se interiorizan todos los aspectos de la lengua materna de manera innata. Poco a poco empieza a formular sonidos, sílabas, palabras y frases.

Periodo sensible al comportamiento social (2-6 años)

A partir de los 2 años, observarás que los niños empiezan a interesarse más por relacionarse con los demás y empezarán a a interactuar con sus pares de manera intencionada.

Periodo sensible a la música (2-6 años)

Los bebés muestran interés por la música desde edades muy tempranas, pero no es hasta los 2 años (más o menos) en que se desarrolla de manera más intensa la sensibilidad musical.

Observarás que tal vez empiece a mostrar mucho interés por algún instrumento musical, a querer leer partituras…

Periodo sensible al control de esfínteres (18 meses-3 años)

Entre el año y medio y los 3 años y medio es cuando los niños empiezan a tener interés por dejar el pañal. Este apartado merecería un post a parte. Pero de manera introductoria, puedo decirte que sobre los 18 meses, empiezan a mostrar interés por ello. ¡Quién te lo iba a decir! Parece que sea incluso demasiado pronto. Pero si prestas atención, tal vez verás que se esconde cuando hace caca, incluso a veces es capaz de avisarte cuando se ha hecho pipí con algún gesto...

Esto no quiere decir que deba retirarse el pañal en cuanto empieza a dar indicios, sino que puede empezar a acompañar al niño en el proceso.

Periodo sensible a la lectura y escritura (3-5 años)

A a partir de los 3-4 años se empieza a desarrollar un interés por la escritura. Quieren escribir letras, su nombre y luego el de toda la familia.

A partir de los 5 años, se interesan por la lectura y se concentran muchísimo para conseguir leer palabras.

Periodo sensible al descubrimiento matemático (4-6 años)

Aunque las matemáticas están siempre presentes en nuestra vida, hasta los 4 años la mente del niño no está preparada para entender el concepto numérico en sí.

Observarás que empezará a interesarse por querer contar y actividades que vayan implicando sumas, restas...

¿Cómo estimulamos los periodos sensibles?

En general, para estimular un periodo sensible:

1. Debemos dejar libertad al niño para que pueda elegir materiales con los que quiere experimentar.

2. Debemos crear un ambiente adecuado para fomentar dicha libertad. Intentar que pueda ser al máximo autónomo poniendo materiales a su alcance, de modo que pueda experimentar cuando tenga la necesidad, sin depender de un adulto.

3. Debemos enseñar los límites. Los límites son necesarios para que el niño aprenda a relacionarse consigo mismo, con los demás y con el entorno.

4. No debemos intervenir en exceso. Antes de intervenir o interrumpir la actividad en que el niño está concentrado, pregúntate: ¿Cuál es el objetivo de interrumpir al niño en su concentración?

Periodo sensible al orden

  • Establece rutinas.
  • Intenta mantener un entorno ordenado. El orden externo ayuda a su orden interno permitiendo que pueda comprender el mundo que le rodea.
  • Intenta no abarrotar ni sobrecargar su espacio de objetos o juguetes.
  • Ofrece siempre materiales al alcance y a la vista del niño.
  • Involúcrate y recoge con él para que aprenda cómo hacerlo.

Periodo sensible al movimiento

  • Crea un ambiente seguro y permite la libertad de movimiento. No lo encierres en un «parque», no lo dejes tumbado todo el día en una «hamaquita», no uses «tacatás»… Deja que el niño aprenda a moverse libremente según su necesidad y su momento de desarrollo.
  • Cuando ya sepa andar, ofrece juguetes de empuje o de arrastre.
  • No le digas constantemente «te vas a caer», «ten cuidado»… Eso hará que se sienta más inseguro y se obstaculice su desarrollo.
  • Ofrece actividades de motricidad fina (ensartar botones, trasvases…). Tienes bastantes ideas en mi instagram.

Periodo sensible al refinamiento sensorial

  • Permite que se lleve las cosas a la boca, ofreciendo materiales seguros (a poder ser, evita el plástico).
  • Si le gusta, hazle masajes y caricias.
  • El primer material que suele ofrecerse es la cesta de los tesoros, o cajas con materiales variados para que el niño pueda manipular libremente.
  • Ponle música.
  • El BLW a partir de los 6 meses es una excelente manera de trabajar el refinamiento sensorial.
  • Ofrece materiales con diferentes olores (actividad con Sofía para la estimulación olfativa)
  • Ofrece bandejas sensoriales (bandeja sensorial de otoño)
  • Puedes ofrecer cajas con objetos que hagan diferentes sonidos y que el niño tenga que identificar qué objetos son.

Periodo sensible al lenguaje

  • Háblale mucho al niño (directamente a él y mirándole a los ojos).
  • Llama a las cosas por su nombre (llama al perro «perro» en lugar de guau-guau, llamarlo guau-guau solo hará que el niño primero deba aprender una manera de nombrar al animal y luego, deberá aprender la forma correcta de hacerlo).
  • No le interrumpas cuando haga sonidos o empiece a hablar. Permite que pueda conocer las pausas y silencios de una conversación.

Periodo sensible al comportamiento social

  • Ofrece oportunidades para la interacción.
  • Crea un ambiente cálido, de amor y respeto para el niño.
  • Sé un modelo en conducta social (a nivel de cortesía, buena educación…).
  • Empápate de conceptos propios de la Disciplina Positiva.

Periodo sensible a la música

  • Jugad al reconocimiento de instrumentos.
  • Pon música de fondo y baila con el niño. No necesariamente deben ser canciones infantiles. En casa escuchamos de todo (desde música clásica a bachata).
  • Ofrece materiales para realizar música (ollas y palos, fabricad un palo de lluvia…)
  • Si es posible, ofrécele un instrumento real.
  • Existen materiales Montessori musicales, como el set de campanas
Periodos sensibles musica
Set de campanas.

Periodo sensible al control de esfínteres

  • Crea un ambiente preparado en el baño (orinal, papel higiénico o toallitas a su alcance, cubo para dejar ropa sucia…).
  • Permite que tire su pañal a la basura cuando hayas terminado de cambiarlo.
  • Cámbialo de pie si muestra mucha resistencia tumbado.
  • Háblale del pipí y la caca. Existen cuentos específicos sobre ello.
  • Permite que te acompañe cuando vayas al lavabo. Su mejor aprendizaje es la imitación.
PEQUEfelicidad: CÓMO DEJAR EL PAÑAL SEGÚN LA FILOSOFÍA MONTESSORI
Pequefelicidad nos muestra el ambiente preparado para empezar a dejar el pañal.

Periodo sensible a la lectura y escritura

  • Hay infinidad de materiales Montessori relacionados con la lectura y la escritura: letras de lija, cajas de palabras, el alfabeto de sonidos…
  • Pon a su disposición libros adecuados al tamaño de sus manos para que los puedan manipular. De bebés, deben ser de tela, luego de cartón más duro…
letras-de-lija-montessori-2 | Materiales montessori, Aprendo a leer
Letras de lija. Las consonantes en rojo y vocales en azul. La letra tiene una textura diferente para que el niño pueda «reseguirla» con el dedo.

Periodo sensible al descubrimiento matemático

  • Del mismo modo que existen infinidad de materiales para la lectoescritura, también existen para el desarrollo matemático (caja de husos, la torre rosa, los listones rojos…).
Periodos sensibles: matematicas
Caja de husos Montessori

¿Y si me pierdo un periodo sensible?

Si el periodo sensible no se ve cubierto, no quiere decir que el niño no vaya a poder acceder a esa habilidad. Simplemente, que en lugar de aprenderla de manera natural e innata, deberá esforzarse de forma consciente por desarrollarla. Lo que puede dificultar un poco más su adquisición.

Y para acabar…

No es sencillo aplicar la filosofía Montessori. Normalmente, no nos han criado en la autonomía y la libertad, de manera que puede ser muy difícil que nosotros aprendamos a dejar esta libertad al niño, sin apenas intervenir. Hay que desarrollar una gran confianza en el pequeño y eso requiere un gran trabajo interior.

Además, el sistema educativo tampoco promociona este tipo de educación en que se respetan los ritmos de cada niño, dificultando todavía más que los padres podamos llevarlo a cabo.

Mi consejo es que disfrutes observando a tu hijo, es realmente increíble identificar los periodos sensibles por los que van pasando y lo mucho que son de utilidad para su desarrollo.

Si quieres saber como preparar el ambiente, te dejo un post que te puede interesar:

Y por supuesto, si te queda alguna duda, contacta conmigo.

¡Muchos besos de esquimal!

 

Silvia.

Así fue mi primer parto

Desde que me quedé embarazada, había idealizado un parto al máximo de natural que mi cuerpo y mi mente me permitieran. De hecho, llevaba meses preparándome para ello y saber que lo más probable era que acabase en cesárea, es algo que me afectó bastante. Y aunque no tuve el parto que siempre había querido, tuve el parto perfecto…

¡Te cuento mi experiencia! Continuar leyendo «Así fue mi primer parto»