Educar en el feminismo

¡Cuenta atrás para el 8 de marzo! El Día Internacional de la Mujer. No se trata una fecha para celebrar, ni para felicitar, ni para que te traigan flores por haber nacido del género femenino. Es una fecha para reivindicar el feminismo y la igualdad de género, porque aunque no lo veas, miles de mujeres mueren a manos de sus parejas cada año, porque sigue existiendo la brecha salarial, seguimos aceptando micromachismos como parte de nuestra cotidianidad y un largo etcétera de situaciones en que las mujeres estamos infravaloradas. 

Por eso aprovecho que se acerca este día para darte algunas ideas de por qué y cómo educar en el feminismo.

¡Empezamos!

¿QUÉ ES EL FEMINISMO?

El feminismo está, muchas veces, mal entendido. Durante muchos años, algunos sectores (normalmente los poderosos y machistas) lo han desprestigiado hasta el punto de generar confusión sobre qué es realmente.

Que es y que no es el feminismo
Qué es y qué no es el femenismo

Por lo tanto, educar en el feminismo no es educar para que las mujeres estén por encima de los hombres, ni para que seamos idénticas a los hombres. Educar en el feminismo quiere decir que transmitimos los valores de la lucha por la igualdad para que todos tengamos las mismas oportunidades y el mismo trato, independientemente del género. Que por el hecho de ser mujer, no se defina nuestro rol en la sociedad, qué trabajos vamos a poder realizar, a qué estudios podremos acceder, si debemos sacrificar nuestra carrera profesional por tener hijos, etc. 

¿Feminazis?

A día de hoy, muchas personas tienen un discurso que dice que “no todos los hombres maltratan, no todos los hombres violan, ni abusan, ni acosan, etc”, «mi padre no es un maltratador», «mi hijo no es un violador»… y un hashtag que dice #notallmen. ¡Pues claro que no todos los hombres son malos! ¡Más faltaría! Pero como colectivo social, es evidente que son los hombres quienes son responsables de estas desigualdades e injusticias. Por eso es imprescindible transmitir ideas feministas tanto a niñas como niños. Porque sí, los hombres también pueden (y deben) ser feministas.

notallmen
– Pero no todos los hombres…
– ¡No es sobre ti!
Ya sabemos que no todos los hombres son violadores, maltratadores o se sienten por encima de la mujer. De hecho, el feminismo jamás ha generalizado que sea así. Pero TODOS formamos parte de un global, y cada uno debe revisar sus conductas y actitudes.

El problema es que hay hombres (los que a lo largo de la historia han disfrutado de privilegios) que cuando sienten que las mujeres alcanzamos la igualdad, se sienten oprimidos. Porque obviamente si la nómina de un hombre es un 22% más alta que la mujer, quiere decir que la mujer está dejando de percibir un 22%. Y es en ese momento en que aparece el término “feminazi”, un término que intenta desprestigiar el activismo que quiere acabar con las diferencias de género por el “miedo” a perder los privilegios a los que hasta ahora han tenido acceso. 

Pero la conclusión es que no, las mujeres feministas no somos nazis que buscamos oprimir al sexo masculino, encerrar al hombre en campos de concentración y quitarles sus derechos. Las mujeres feministas buscamos tener los mismos derechos y oportunidades que los hombres. 

Feminismo y machismo
El feminismo no es el antónimo de machismo.

¿POR QUÉ ES NECESARIO EDUCAR EN EL FEMINISMO?

Por respeto a tus hijos e hijas

Educar en el feminismo es básico si eres partidario de la crianza respetuosa. Si quieres educar en el respeto, no sería lógico no transmitir el valor feminista a tus descendientes. No sería respetuoso tratar diferente a tu hijo de tu hija. No sería respetuoso no enseñarles a alzar la voz cuando algo no les gusta. Ni tampoco sería respetuoso no darles las mismas oportunidades y libertades a los niños que a las niñas.

Por el negacionismo

El principal problema que tenemos en relación a la educación en la igualdad, es el negacionismo del machismo. El gran logro de algunos colectivos y medios de comunicación es hacernos creer que ya no hay machismo en nuestra sociedad actual. Un poco más abajo, en este mismo post, verás que esto es un engaño.

Nos han educado creyendo que somos libres, pero la realidad es que muchas de las decisiones que tomamos, no son tan libres como creemos. Por esto mismo, debemos educar en el feminismo, para que seamos conscientes de las desigualdades y poder luchar contra ellas y conseguir, de verdad, la libre elección.

Frases machistas que pasan desapercibidas
Todas estas frases que estamos tan acostumbrados a escuchar y que pasamos por alto, son machistas. Pero pasan desapercibidas de tan asimilado que tenemos tratar a las mujeres de manera desigual.

Prevenir, mejor que curar

Para que el cambio sea realmente profundo, debemos educar en la igualdad desde la más tierna infancia, ya que la prevención es el mejor remedio a la enfermedad del machismo que nos sigue persiguiendo en pleno 2020.

Es mejor plantar la semilla adecuada en el niño/a que tener que reparar las creencias arraigadas en la mente de un adulto. 

Sin feminismo, no se puede acabar con la desigualdad

Sin una educación basada en el feminismo, es imposible eliminar el sexismo y la desigualdad de género. La igualdad no surge sola, hay que trabajar y luchar por ella y solamente el feminismo hace visible la situación en desigualdad de la mujer respecto al hombre

Todos ganamos

Como te decía, educar en el feminismo, no quiere decir educar solamente en que las niñas tengan libertades y se sientan empoderadas. Educar en el feminismo también quiere decir educar en que los niños que puedan sentirse libres de ser empáticos, que puedan expresar sus sentimientos y emociones libremente, ser sensibles, tiernos, dulces… Que no se sientan en la obligación de ser siempre poderosos, valientes y fuertes, que no sientan que no pueden llorar porque «los hombres no lloran». 

Libertad del género masculino
El feminismo también lucha por la libertad del género masculino

Una sociedad feminista es una sociedad sin violencia de género, ni etiquetas que perpetúan el sufrimiento, dónde se respeta y se trabaja por la libertadde todos. Por lo tanto, educar en el feminismo implica educar para conseguir una sociedad más sana y justa

¿QUÉ DESIGUALDADES DE GÉNERO SIGUEN EXISTIENDO EN LA ACTUALIDAD?

Como decía más arriba, hay quién me dice que la desigualdad de género no existe porque no la vive en sus carnes. No lo veo, no lo creo. Pero la realidad es que las mujeres y las niñas siguen siendo discriminadas y sufriendo desventajas en todo el mundo en pleno siglo XXI. 

Un poco de números… 

De los 110.000.000 de niños no escolarizados, ⅔ partes son niñas. Así que ⅔ partes de personas analfabetas en el mundo son niñas y mujeres. 

Cada día, un promedio de 137 mujeres mueren a manos de su pareja (o miembro de su familia) alrededor del mundo. 

Se calcula que hoy en el mundo hay 650.000.000 de mujeres y niñas se han casado antes de los 18 años. 

30.000.000 de niñas sometidas a esclavitud sexual. 

200.000.000 de mujeres y niñas de entre 15 y 19 años han sufrido mutilación genital femenina. 

Aunque estos números parece que sean de sociedades poco desarrolladas y parece que a nosotros no nos sucede, en los países occidentales, también tenemos números machistas. El poder del patriarcado ha logrado que creamos que en nuestro entorno hemos alcanzado igualdad y que las decisiones que tomamos son libres. Pero… ¿Es realmente así?

¿Cuántos hombres mueren a manos de sus mujeres y cuántas mujeres a manos de hombres en España? 14 mujeres han sido asesinadas a mano de sus parejas o exparejas en lo que va de año

Resultado de imagen de muertes por violencia de genero 2020
Muertes a causa de la violencia machista 2012-2019

¿Quién normalmente coge una excedencia o se queda en casa para cuidar de los hijos? El 92,3% de las excedencias para cuidar a los hijos en 2018, fuero cogidas por las madres. Según el INE 3.300.000 de mujeres forman parte de la población “inactiva” dedicada a las labores del hogar, frente a 358.000 hombres (por cada hombre hay 9 mujeres que se dedica al hogar y cuidado de los hijos).

¿Existe la brecha salarial? En 2015 se detectó que los hombres ganan, de media, un 22% más que las mujeres.

Resultado de imagen de estadistica brecha salarial
Brecha salarial de 2010-2015

¿Quién tiende a reducir su jornada laboral? En España 2 millones de mujeres trabajan a tiempo parcial, frente a 762.000 hombres. ¿Por qué mayoritariamente son las mujeres?¿Es realmente libre elección o hemos asumido que este es el rol que nosotras “queremos”? El 95% de las personas que escogieron un trabajo parcial para el cuidado de niños (o adultos dependientes) son mujeres. 

¿Cuántas mujeres lideran empresas y/o tienen cargos directivos? Solamente el 27% de los puestos directivos han sido ocupados por mujeres. Solo el 38% de los cargos ejecutivos de los partidos políticos fueron ocupados por mujeres en 2018.

Resultado de imagen de mujeres con puestos de direccion
Mujeres directivas en el mundo

¿Hay estudios reservados para hombres? 13.1% fue la tasa de graduadas en ciencias, informática, ingeniería, industria y construcción en 2017. 

¿Hay puestos de trabajo reservado para hombres? La proporción de mujeres investigadoras en España es del 38.8%. En 2018, sólo el 32% de las mujeres ocupaban puestos de trabajo I+D en los sectores de alta tecnologías. En cuanto a política, el 22% de los puestos parlamentarios son ocupados por mujeres.

Hazte algunas preguntas…

¿Alguna vez te ha dado miedo volver solo/a a casa por la noche?

¿Es al hombre o a la mujer al que tal vez no contraten porque está “en edad de ser m/padre”?

¿Quién, normalmente, se ve obligado a sacrificar su carrera profesional si quiere tener hijos (y cuidarlos)? 

¿Son hombres o mujeres los que normalmente aparecen en los anuncios para vender cremas cosméticas antiarrugas y/o productos adelgazantes?¿quién sale casi sin ropa para «vender» productos?

anuncio machista,
«¿Desde cuando a alguien le importa si eres bella por dentro?»

¿Cómo es el uniforme del personal de vuelo de mujeres y hombres?

¿Alguna vez has escuchado “que suerte que tu marido te ayuda en casa” por el el hecho de que os repartís las tareas domésticas?¿Alguna vez te han dicho que tu marido es un “padrazo” por encargarse de su/s hijo/s?

¿Dónde está ubicado normalmente, el cambiador de un bebé?¿En el baño de hombres o mujeres?

Dónde está el cambiador - feminismo
Cambiador

Después de todo ésto… ¿Sigues creyendo que ya hemos logrado la igualdad en nuestra sociedad?

¿CÓMO EDUCAMOS EN EL FEMINISMO?

Espero que haya quedado claro (por si no lo he repetido suficientes veces), que educar en el feminismo es educar en la igualdad, no en que la mujer debe estar por encima del hombre. 

Una vez entendido e interiorizado ésto, debo decir que todos creemos que educamos en la igualdad, pero desde el momento en que el machismo sigue estando presente y se sigue perpetuando, hay algo que falla. Sin darnos cuenta, estamos manteniendo dinámicas estereotipadas que, además, con el uso de las redes sociales, se ha acentuado. 

Cámbiate a ti mismo y sé un buen ejemplo

Para educar en la igualdad, primero tenemos que reconocer en nosotros mismos los micromachismos diarios. Solo si somos conscientes de estas situaciones, podremos empezar el cambio. Así que lo primero es que tomemos conciencia, que demos importancia a las cosas que aparentemente no la tienen porque están tan normalizadas en nuestra mentalidad, que no creemos ni que sean machistas. 

Por ejemplo, agujerear las orejas de las niñas por un tema cultural. ¿Qué necesidad hay en hacer pasar a una bebé por pinchazos en las orejas por una cuestión de estética, pero no se nos pasa por la cabeza nada similar en un niño?

Decimos frases como “este niño es afeminado” por el simple hecho de ser sensible, o “esta niña es marimacho” porque le gusta jugar a fútbol. 

También debes dar importancia al tipo de relación con tu pareja, rompe con el “amor de Disney” que nos han inculcado. El amor debe estar siempre presente, pero respetando la intimidad e independencia de cada uno. 

Elimina (o minimiza) estereotipos y etiquetas

Después de la toma de conciencia de los micromachismos, lo siguiente que debemos hacer es intentar eliminar (o al menos minimizar) cualquier señal que estereotipe o etiquete. Todos, absolutamente todos, caemos en estereotipar según el género. Lo hacemos de manera inconsciente, sin quererlo. Pero ya desde la ecografía en que sabemos el sexo de nuestro bebé, empezamos a organizarlo todo en función de su género (su ropa, su habitación, sus juguetes… Sofía no había nacido, que ya le habían regalado una Barbie y toda la ropa se la había comprado rosa). 

feminismo y rosa
El problema no es que todo sea de color de rosa. El problema viene ante la pregunta… ¿si tu hija hubiese sido un niño, también hubieses elegido este color?.

Date cuenta de cómo les hablas a tus hijos: ¿Cuántas veces le decimos a una niña “qué guapa estás”?, “qué pelo más bonito”, “mi princesa”. Y a los niños “¡qué fuerte eres!”, “mi campeón”… Los hacemos con la mejor de las intenciones, pero así acrecentamos la diferencia entre géneros haciendo sentir que el valor de las niñas está en el físico o en su delicadeza y el de los niños en su potencial físico, su inteligencia… 

El feminismo intenta cambiar la manera en que hablamos a nuestros hijos
¡Cambiemos el modo en el que nos dirigimos a los niño/as!

¿Por qué no cambiamos estas etiquetas por otras que valoren a la persona y no a la mujer o al hombre?  “Qué buena persona eres”, “eres muy generoso/a”, “eres muy comprometido/a”… Hay que demostrar que la vida es más que belleza o que fuerza.

Enseñar valores

El respeto, la tolerancia y la empatía son valores primordiales y esenciales para que podamos vivir en un mundo pacífico y enriquecido por la diversidad. 

Enseñemos a niños y niñas que la mujer no está obligada a gustar, que una mujer no es «una cualquiera» si se acuesta con muchos hombres o quiere llevar minifalda, que la mujer debe alzar la voz si algo no le gusta o le incomoda, que no debe minimizar las faltas de respeto. 

Eduquemos a los niños y a los hombres en la concienciación de la situación de la mujer para que puedan empatizar y unirse a la lucha con nosotras. 

Roles de género

Cuidado con los roles de género. Los niños aprenden por imitación la existencia de roles predeterminados para cada género. Aún hoy, en muchos hogares sigue siendo la mujer quién, además de trabajar, carga con el mayor peso de las tareas domésticas, de la organización de la casa y con el cuidado de los hijos. 

¡Rompe con los esquemas tradicionales! Todos debemos involucrarnos en la organización de la casa, desde los dos padres a los hijos. Lo que pidas a tu hija, pídeselo también a tu hijo. 

¡Y ojo! Que educar en el feminismo no significa obligar a rechazar la feminidad. Feminismo y feminidad no se excluyen mutuamente. Si tu hija quiere maquillarse, ¡qué se maquille! Siempre y cuando sea porque ella quiere, no porque la sociedad le exige que se ha de ver guapa para gustarles a los demás. 

Educa en la libertad

Vamos a intentar que los juguetes, deportes y colores no tengan género. El azul cada vez es más usado por las niñas, pero aún sigue levantando sorpresas ver a un niño vestido de rosa. Aún regalamos Barbies y cochecitos de bebé a las niñas y juguetes bélicos y pelotas a los niños. Permite que sean tus hijos quienes elijan libremente qué juguetes prefieren, qué deportes quieren practicar, qué ropa quieren llevar. Y trabaja con ellos las situaciones de conflicto que pueden vivir cuando se encuentren con sus iguales y les “critiquen” por ello. 

Libertad por la que lucha el feminismo

Permite que los niños sean ellos mismos, que puedan crear su propia identidad y definir sus propios gustos

Educación sin violencia

Es esencial que la educación sea con violencia 0, y eso implica la violencia física y verbal. Esto quiere decir que debes respetar a tus hijos, aunque sean pequeños. Muchas veces escucho que “les debes respeto a tus mayores”, pero… ¿Por qué no ibas a deberle respeto a tus pequeños?

Si educamos en que todos merecemos el mismo respeto, los niños crecerán respetando a todo el mundo, independientemente de sus genitales. 

Habla, explica, comunica

No tengas miedo a hablar con tus hijos sobre qué es el feminismo, explicarles que vivimos en una sociedad patriarcal que favorece a los hombres, hablarles sobre la libertad, sobre sexo, la pornografía, sobre respeto, sobre transgénero, sobre el aborto, sobre la homosexualidad… Invítalos a cuestionar el lenguaje, a reflexionar. No etiquetes algo como machista y te quedes ahí, explícale por qué.

Muestra mujeres referente

A lo largo de la historia, el machismo ha impedido que muchas mujeres pudiesen destacar por sus logros. Por suerte, es algo que cada vez está cambiando. Muestrales a tus hijos diferentes referentes femeninos de todos los ámbitos (deporte, ciencia, investigación, CEO…), háblales de grandes mujeres de la historia (te dejo un enlace que habla sobre grandes mujeres que han hecho historia, haz clic aquí). 

Resultado de imagen de grandes mujeres del feminismo

CONCLUSIÓN

La crianza respetuosa implica el respeto por los demás y por uno mismo. Implica educar de manera que la sociedad sea cooperativa o colaboradora en lugar de competitiva y desigual. Y para ello, en este tipo de crianza, el feminismo debe estar muy presente. 

Yo quiero que mis hijos (niños o niñas) crezcan en la igualdad. Quiero que tengan las mismas oportunidades y los mismos derechos. Quiero que puedan decidir independientemente de su sexo. Y eso solo se va a conseguir si TODOS nos comprometemos en educar en el feminismo.

¡Ojo! Soy la primera que tiene que cambiar muchas cosas, pero de eso se trata la crianza respetuosa. De coger los errores como maravillosas oportunidades de aprender y rectificar. No es fácil educar en la igualdad de género, tenemos que aprender mucho y olvidar aspectos que tenemos grabados en el inconsciente, pero cada día podemos aprender de nuestras equivocaciones para ir mejorando constantemente. 

La crianza es complicada, pero es vital que el feminismo forme parte de ella, por ti, por ellos y por el futuro de nuestra sociedad. 

Luchemos juntos por la igualdad - feminismo
Luchemos juntos por la igualdad

¿Y tú, educas en el feminismo?

¡Muchos besos de esquimal!

 

Silvia

 

2 opiniones en “Educar en el feminismo”

  1. No tengo ningún pero. Es un gustazo leerte y más con este tema que es súper necesario. Siempre supe que si tenía descendencia algún día, iba a hacer todo lo posible por educarles en feminismo. Tengo un niño y a por ello! Pero es cierto que educar en feminismo conlleva revisarse una y otra vez, constantemente.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Es como tu dices. Tenemos tan interiorizados los micromachismos, que ni nos damos cuenta de ellos, los pasamos por alto. ¡Es genial que eduques a tu hijo en el feminismo! Si empezamos ya, estoy seguro que las próximas generaciones notarán el cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *