Cómo aplicar el método Montessori en casa (y no arruinarte)

Aplicar el método Montessori sin arruinarte, es más fácil de lo que piensas

Como os contaba en un post anterior, muchas familias se sienten frustradas al creer que no pueden aplicar el método Montessori porque los materiales son caros, y las escuelas que siguen esta pedagogía son aún más caras. De hecho, al haberse creado para aplicar en las escuelas, pensamos que no podemos aplicarlo en casa. 

Pero Montessori, no es solo una pedagogía. Es una filosofía de vida que se basa en cambiar la perspectiva que se tiene hacia los niños. Se trata de dejar de lado el etnocentrismo del adulto y cambiar el foco hacia el niño, en seguir su ritmo y dar toda la autonomía e independencia posible. El objetivo es que desarrolle su máximo potencial, porque el niño no deja de ser un adulto en formación. Y esta formación se puede hacer en casa sin arruinarnos, porque la educación y el aprendizaje son adquiridas de manera espontánea y natural si no somos un obstáculo. 

Pero ¿cómo?¿por dónde empiezo?

Smigol no sabe por dónde empezar

Hoy te voy a dar unas cuantas recomendaciones para que puedas empezar a aplicar el método Montessori en casa del modo más económico posible. 

¡Empezamos!

Primero, te recomiendo que te empapes mucho de la filosofía Montessori. Lee todo lo que puedas. Blogs, libros, haz cursos (yo hice un taller recientemente en Mon Montessori), únete a grupos de Facebook etc. Puedes ver la película sobre la vida de María Montessori aquí (te la recomiendo, es muy interesante). En fin, recoge toda la información que puedas. 

Segundo, no hace falta que te tires en plancha a por material Montessori. El material es solo el 20% de la filosofía y está claro que una casa no es una escuela Montessori. Se trata de que nos adaptemos para conseguir la autonomía y la libertad del niño, y esto lo puedes conseguir sin necesidad de tener los materiales.

Tercero, debemos conocer sobre qué pilares debemos apoyarnos para aplicar el método Montessori durante los primeros 6 años. 

Esquema de los pilares del método Montessori
Los tres pilares del método Motessori (www.criarconsentidocomun.com)

PILAR 1: EL NIÑO Y SU MENTE ABSORBENTE

Bob esponja
Los niños de 0 a 6 años son como esponjas. Su mente lo absorbe todo.

Aunque el método Montessori se puede aplicar hasta la edad adulta, es cierto que fue diseñado para ser aplicado los primeros 6 años de vida de nuestros hijos, cuando son como esponjas en que absorben todo tipo de conocimiento. 

De los 0 a 3 años, absorbe los conocimientos de manera inconsciente, sin juzgar ni valorar, como una auténtica esponja. Así que, el método Montessori, por si tenías dudas, se puede aplicar desde el nacimiento. Incluso se dice que se puede aplicar desde el embarazo. 

Desde los 3 a los 6, de una manera voluntaria y consciente, empieza a absorber las normas sociales y culturales. En esta segunda etapa, el niño empieza la construcción de sí mismo y es el momento en que se constituye la memoria. 

Esta edad es muy importante que se trate con toda la conciencia y de la mejor manera posible, ya que es la etapa en la se estructura la base del cerebro adulto. Es de vital importancia que prestemos mucha atención y demos la importancia que se merecen a los estímulos que recibe (si son adecuados a sus intereses, a sus capacidades, a su edad…). 

Entonces, ¿qué ideas difieren de la educación tradicional, en relación al niño y su mente absorbente?

  1. El niño es capaz de tomar decisiones. El niño no es un ser desvalido por el cual deban tomarse todas las decisiones. Está claro que cuanto más pequeño, menos opciones deberemos dar o menos libertad de decisión tendrá, pero eso no significa que no debamos seguir ofreciéndola. Hemos de ser conscientes que es perfectamente válido y capaz de elegir y de asumir las consecuencias de sus elecciones. 
  2. El niño quiere aprender porque aprender es la manera en la que se adapta al entorno. Solamente necesita estar en contacto con los estímulos adecuados para poder hacerlo.
  3. El niño es capaz de estar concentrado mucho tiempo con algo. Si no es capaz de mantener la concentración, es que lo que está haciendo no le interesa lo suficiente. 
  4. El niño no es un ser desvalido que necesita ayuda para todo. Es más capaz de lo que nosotros creemos y debemos confiar en él. 
  5. El niño merece nuestro respeto igual que cualquier otra persona (independientemente de su edad)

PILAR 2: ADULTO PREPARADO Y CONECTADO

Para aplicar la filosofía Montessori, es esencial que el cambio empiece por nosotros mismos. Debemos interiorizar que somos su ejemplo las 24h del día, todos los días del año. Cómo le hablas al dependiente de la tienda, qué haces al llegar a casa, cómo tratas a tu pareja, cómo solucionáis los conflictos, etc. De modo que debemos hacer un ejercicio de introspección y ver si somos el adulto que quisiéramos que fuese nuestro hijo de mayor. Obsérvate. ¿Qué podemos mejorar?¿qué podemos corregir?

OBSERVACIÓN

Después de hacer este trabajo interior, es importante que nos centremos en seguir al niño y no entorpecer su desarrollo. Él es el dueño se su aprendizaje y nosotros solamente podemos seguirle. Piensa que eres su guía y lo debes acompañar, debes ayudarle a hacer las cosas por sí mismo. Y ésto lo conseguimos mediante la observación. Algo que nos cuesta mucho a los mayores y que requiere, incluso, entrenamiento.  

Como guías, debemos ver su ritmo, sus intereses, sus necesidades, qué le gusta, qué no, qué hace con los materiales. Así, podemos responder a sus necesidades, podemos preparar el ambiente adecuado, saber qué materiales le van a interesar más… 

Los guías Montessori, deben entrenarse en esta técnica, observando primero objetos inanimados, luego plantas, después animales y finalmente, seres humanos. Anotan detalladamente en una hoja de observación todo lo que ven: fecha, hora, lugar (descripción del lugar, número de niños y adultos), clima, estado físico, estado de ánimo, hora de finalización, qué hace, cómo manipula, qué hace ante una dificultad, etc. 

Aula Monessori con niños trabajando y guía al fondo
En esta aula Montessori ¿localizas a la guía? Como ves, los niños están realizando una actividad que ellos mismos han elegido mientras la guía pasa por su lado, observando detalladamente qué hacen, pero sin intervenir.

Pero tú eres padre, madre (o el cuidador del niño), no un guía Montessori. Así que no es necesario que hagas todo ésto. Lo que sí que facilito unas pautas básicas: 

  • Está claro que si el niño se pone en peligro o va a causar un gran destrozo, has de intervenir. Pero sino, te recomendaría que manos a la espalda, boca cerrada y mira qué hace. Interrumpirle puede poner en peligro su concentración y se le hace entender que su trabajo/juego no es valioso como para respetarlo

    Ejemplo: el otro día Sofía estaba en un rincón sola pasando páginas de un libro. Mi marido, con toda la buena intención, fue a interrumpirla para jugar con ella. Intenté impedirlo. Estaba muy absorta en su tarea y estaba claro que estaba afinando la motricidad fina girando una y otra vez las páginas del libro. Es un momento muy valioso de aprendizaje.
  • No juzgues si hace lo que se supone que ha de hacer o no, no quieras corregirlo ni explicarle insistentemente cómo debe usar un material. Tampoco caigas en la tentación de alabarlo y felicitarlo si hace algo como tú esperas que haga, correríamos peligro de cargarnos su creatividad y que el niño dejase de hacer cosas de manera espontánea, para hacerlas a cambio de un reconocimiento.
  • Observar al niño no quiere decir dejarlo jugando y nosotros estar mirando el móvil e ir echando un vistazo a lo que va haciendo. NO. Se trata de ver detalladamente, captar la esencia del niño, de sentarte en un lugar en que no le interrumpas pero puedas verlo perfectamente. Debes estar 100% en el presente, no pensando en qué vas a hacer mañana o lo que te pasó ayer en el trabajo. Pon todos tus sentidos en analizar cómo se comporta el niño cuando le ofrecemos un material. 
  • Puede ir bien, sobre todo al principio, que anotes lo que ves (solo lo que ves): ¿qué hace? ¿se frustra o es insistente? ¿Qué le atrae más? ¿Se concentra en una actividad o pasa de una a otra?. 

    Ejemplo: Sofía está sentada, coge el libro de “My first Words” que es de cartón duro con dibujos de colores llamativos. Gira las páginas con dos dedos índice y pulgar de la mano derecha. Las gira hacia adelante y hacia atrás. A veces gira más de una página a la vez. Después de girar por un rato las páginas, golpea el libro…

OTROS TIPS

  • Háblale como un adulto, llamando a las cosas por su nombre. El perro no es un guau guau (primero aprenderá que se llama guau guau y luego tendrá que aprender que tiene otro nombre, ¿qué necesidad?) ni un perrito. Un perro es un perro. Y trata con naturalidad palabras que puedan parecerte incómodas, la vulva, es la vulva, no «el pipí» ni «el pepito» y el pene es el pene, no la «colita» o la «pilila».
  • No exijas respeto mediante el miedo, amenazas o chantajes. El respeto debe ser algo que sentimos y hacemos por el bien común. Nunca basado en el miedo al castigo. El respeto no debe asociarse con la autoridad.
    Trátale como te gustaría que te trataran a ti. Con respeto, sin alzar la voz, siendo amable, razonando y explicando el por qué de las cosas. 
  • Hazle sentir importante en las tareas cotidianas, de este modo fomentamos el sentimiento pertenencia (para recordar la importancia de este sentimiento, haz clic aquí).
  • El adulto tiene la responsabilidad de adaptar el ambiente para que el niño pueda alcanzar su máximo potencial. Por ejemplo, ahora en casa no hay ningún objeto delicado o pequeño al alcance de Sofía, todos los enchufes están tapados y todos los materiales están preparados para que se los pueda llevar a la boca. 
  • En la medida de lo posible intenta evitar el no. «No juegues aquí», «no toques ésto», «no hagas esto así», «no te subas a ésto». Intenta que el niño pueda experimentar libremente. Y si tienes que poner algún límite, intenta usar las técnicas que te facilito en este post (como educar sin castigar)

PILAR 3: AMBIENTE PREPARADO

Cuna parque y vallas dónde encerrar al niño
Aunque pensemos que estos productos son geniales para la seguridad del niño, impedimos que sacie su necesidad de exploración, movimiento, observación…

Consiste en tener un ambiente adaptado para que el niño pueda desarrollar al máximo su autonomía y tenga la máxima libertad. Nada de “cunas parque” dónde dejar al niño encerrado con 4 juguetes, ni materiales en estanterías inalcanzables, etc. Se trata de que el niño tenga la máxima libertad de movimiento posible, ya que si impedimos que se mueva, la inteligencia no puede desarrollarse

Al querer potenciar la libertad y autonomía del niño, debemos dejar que pueda explorar libremente por la casa y eso implica, que te agaches y observes desde su altura. ¿Qué peligros hay (enchufes, armarios con contenido peligroso), esquinas traicioneras, etc.)?¿podemos reubicar objetos peligrosos para que no estén a su alcance?¿hay obstáculos impiden su autonomía (estanterías altas, materiales inalcanzables, etc)? 

Una vez analizado el entorno, resuelve los peligros y obstáculos de autonomía del niño (protectores de enchufes, vallas que no permitan que se precipite por las escaleras, etc). 

Un tip extra: no tengas prisa por tener el ambiente perfecto Montessori. El truco es sin prisa pero sin pausa. Empieza por lo que sea más fácil ir cambiando y ves progresando en función de tu tiempo y necesidades. 

REQUISITOS DEL AMBIENTE PREPARADO

  • Estético: debe ser un espacio atractivo, que invite a utilizarlo. Se recomiendan colores neutros para no abrumar al niño y que se sienta relajado. 
  • Sencillo: no caigamos en el riesgo de sobrecargar el ambiente. ¿Prefieres cocinar en un mármol vacío con solo los utensilios necesarios o en un mármol lleno de objetos, comida, platos…?
  • Ordenado: cada material debe tener su lugar para que el niño pueda saber dónde dejar cada cosa al recoger, y sepa dónde ir a buscar el material que quiere o necesita. 
  • Adaptado: debe ser adaptado al niño e ir evolucionando en función a su ritmo, su interés y su desarrollo. Además, el mobiliario tiene que estar a la altura del niño. 
  • Seguro: debemos dejar fuera de su alcance materiales que pueda romper o hacerse daño. De este modo, no necesitaremos estar en todo momento con los ojos encima del niño y negando y apartando cosas de su alcance. 
  • Que propicie su autonomía: debe garantizar la libertad de movimientos del niño. Todo debe estar de acuerdo a su autonomía. La inteligencia se desarrolla a partir del movimiento, así que es recomendable fomentarla.
Espacio Montessori perfecto
Espacio Montessori: con luz natural, estético, ordenado, que permite la libertad de ovimiento sin peligros, adaptado al niño y sencillo.

Tampoco te vuelvas loco en comprar materiales Montessori carísimos. En esta filosofía, el material solo es un 20% y la filosofía y el estilo de vida, un 80%. Pero si crees que puede ser útil, puedes hacer DIY (como los resaques, las bandejs sensoriales, la plastelina casera o las botellas sensoriales) o comprar alguno que creas que es adecuado al ritmo e intereses del niño.

CÓMO ADAPTAR AMBIENTES DE LA CASA

A continuación, te detallo como podemos adaptar el ambiente al niño. Evidentemente, no se trata de ponerlo todo de golpe, sino seguir el ritmo del niño. Si observas bien, podrás ver en qué punto del desarrollo se encuentra. Por ejemplo, no tiene sentido que esperes que un niño de 12 meses ponga la mesa, pero es algo muy factible a los 2 años. 

Dormitorio / sala de juegos / zona diurna

Depende de la edad y el estilo de crianza, puede ser que el dormitorio no se use como tal, sino más bien como una zona de juegos. En mi caso, hacemos colecho, así que el dormitorio lo usamos como zona diurna adaptado a ella para que juegue libremente. 

Cama: Aquí es dónde yo me equivoqué. Me dejé llevar por los catálogos de muebles y quise tener la habitación tradicional ideal con su cuna perfecta, sin saber dónde iba a querer dormir Sofía.

Cuna
Ésta es la cuna de Sofía. No la ha usado. Y encima no propicia su autonomía. Es como una pequeña cárcel en la que depende totalmente de mí para entrar o salir. Si yo fuese un bebé o niño pequeño, no me gustaría nada.

Está claro que camas como ésta de aquí abajo son lo más. Pero no son imprescindibles.

Cama Montessori de diseño
450€ de cama, totalmente prescindibles

¿Qué te recomiendo hacer? Pon un colchón en el suelo. Esto es genial para que cuando el niño empiece a tener autonomía y pueda decidir cuándo subir y bajar y no le pase nada si se cae. Así puede decidir cuando quiere descansar o relajarse y cuando quiere estar mas activo (dentro de unos límites, claro).

Cama adaptada Montessori
Este tipo de cama tan sencillo es ideal. Y a muy malas, usamos solo el colchón y ¡listos!

Espejo: un espejo irrompible a su altura es ideal para aprender a conocerse, a observar sus movimientos y ser consciente de ellos. Nosotras no lo pusimos en el dormitorio. Y tampoco era un espejo irrompible. Como ves, la idea es que te vayas adaptando a tus posibilidades. Nosotros utilizamos el espejo de mi armario del vestidor. Le pongo ahí los materiales y dejo que experimente en frente del espejo. 

En caso de que puedas usar un espejo irrompible, te recomiendo que primero lo pongas al lado del colchón para que el bebé se vaya viendo cuando esté ahí tumbado. Cuando el niño esté listo (al empezar a sentarse), puedes añadir una barra para que se agarre y poco a poco se levante.

Espejo y barra del espacio Mon Montessori
Idea de espejo con barra del espacio Mon Montessori

Armario: puedes poner unas baldas a su altura con un par de conjuntos diariamente, para que al día siguiente pueda elegir cuál le apetece ponerse. 

Cambiador adaptado para el niño como armario
Podéis adaptar el cambiador para ir dejando preparados los conjuntos preseleccionados , para que el pueda elegir qué ponerse. A medida que crezca puedes ir ampliando las opciones. 

Otra opción es poner una burra a su altura. Si tienes espacio, es ideal.

Burra de madera
La burra con materiales de madera es muy socorrida y si tienes un poco de maña, puedes hacerla tú mismo con unos listones.

Estantería dónde poner sus materiales: es importante que haya pocos, bien ordenados, y sobre todo que estén a su alcance. En caso de que tenga bastantes y quede demasiado apretujado, puedes hacer rotación de materiales en función de lo que más le interesa o más le guste. 

Estantería de materiales Montessori de Sofía
Esta es la estantería de materiales de Sofía. No es perfecta porque es bastante alta, pero en los dos primeros estantes, le pongo los materiales que más le interesan para que pueda cogerlos cuando le apetezca.

Mesa y silla: a partir del año, más o menos, soy partidaria de poner una mesa y una silla, por si quiere sentarse. Nosotros vamos a optar por la mesa de experimentación de IKEA, dónde podemos aprovechar para hacer actividades sensoriales. 

Mesa de experimentación Ikea
Esta Mesa se abre y puedes colocar unas bandejas de plástico dónde poner diferentes materiales que el niño pueda manipular (arroz teñido, agua, cuentas, arena…)

Zona de arte: no es necesario que esté en el dormitorio, puede estar donde mejor os convenga. Adaptaría una mesa con sillas o una bandeja con diferentes materiales artísticos. Desde rotuladores, a plastilina, pegamento, cartulina, ceras, etc. 

Zona de arte con carrito de Ikea
Nosotras aún no tenemos rincón de arte, ya que Sofía aún no está en este periodo sensible, pero mira que sencillo y chulo queda el que preparó «pequefelicidad» con el carrito de Ikea.

Rincón de lectura: desde que Sofía es muy pequeñita, intento propiciar el amor por la lectura. Y Montessori lo hace genial con una estantería de libros y un rincón de lectura perfecto. 

Estanterías Montessori
Se pueden utilizar especieros a la altura del niño para dejar los libros a su alcance y que le sea fácil coger el que más le interese

Pero si tienes poco espacio, con dejar los libros en el suelo, bien ordenados, y al alcance del niño, será suficiente.  

Cómo ordenamos los cuentos en la habitación de Sofía
Así es como tenemos nosotros los libros. En breve lo modificaremos porque vamos a poner la mesa en este espacio, así le será muy complicado llegar al enchufe. Aunque esté protegido, no me gusta nada que esté tan a su alcance.

Cocina

Torre de aprendizaje
La torre de aprendizaje da muchísima autonomía al niño

Aquí sí que soy muy partidaria de hacer un poco de gasto y comprar (o fabricar si eres un manitas), una torre de aprendizaje para que el niño pueda estar a tu altura en el momento de manipular utensilios, fregar platos, cocinar etc. ¡Aprovecha que vienen Los Reyes Magos!

Adquirir una torre de aprendizaje, es un desembolso de dinero bastante alto, pero que bajo mi punto de vista, es una de las inversiones Montessori más útiles de hacer. Permite al niño poder manipular alimentos y materiales a la vez que el adulto. 

Si tienes armarios inferiores, te recomendaría que los habilitases para las necesidades del niño. Que tenga a mano sus utensilios para comer, comida que pueda coger sin necesidad de pedirla a un adulto, agua. 

Cajón adaptado al bebé
Uno de los armarios inferiores de la cocina, está dedicado a Sofía

Te recomiendo que pueda utilizar utensilios reales. Nada de utensilios de plástico que vengan con la cocinita de juguete. Dale cosas de verdad que pueda manipular. Pueden incluso usar cuchillos, adaptándose a su edad y ritmo (empezar con un cuchillo de untar, luego con sierra, luego un pelafrutas, etc.).

Cajón inferior de la cocina Montessori
Esto es lo que Sofía. Aún no coge las cosas por sí misma, pero ya lo tenemos adaptado para el futuro.

También puedes incluir materiales de limpieza adaptados a su tamaño (trapo, escoba, recogedor, fregona, etc.) y sobre todo, si usáis productos de limpieza, que sean productos naturales no tóxicos. 

Niño de 2 años usando materiales de limpieza
Desde aproximadamente los 18 meses, el niño puede empezar a responsabilizarse de tareas domésticas

Puntualizar que en la cocina, debe haber una serie de normas estrictas ya que es una zona que puede tener ciertos peligros: alejarse al abrir el horno, manipular cuchillos solo delante de un adulto, lavarse siempre las manos, etc. 

Y sobre todo, no quieras cocinar y que hagan una receta perfecta. Disfruta del proceso, de su aprendizaje, no quieras que sepa hacerlo todo de un día para otro. 

Baño

La zona del baño es muy útil para permitir al niño a aprender el cuidado de sí mismo, en éste caso, con el aseo. 

En caso de tener bidé, es ideal para montarle un pequeño lavamanos reservado para él, con su espejo, toalla, cepillo y pasta de dientes y jabón. 

Baño adaptado Montessori en bidé
Si tienes bidé, es ideal y muy sencillo convertirlo en su pica.

Si no tienes bidé, puedes aprovechar la torre de aprendizaje, o en su defecto, taburete para que tenga al alcance todo lo que necesita, incluso puedes poner un extensor del grifo con sus utensilios de aseo a su alcance. 

Baño adaptado Montessori
Y sino, mira que idea más sencilla y útil con una silla

Adapta un cubo de ropa sucia para que él mismo pueda dejar la ropa. 

Puedes poner luces nocturnas a su altura, por si necesita ir al baño por la noche, pueda ser capaz de abrir él la luz y ver dónde hace sus necesidades. 

Pon una jabonera con botecitos tipo «amenity» de los hoteles con el jabón del niño para que él mismo pueda ducharse solo y una toalla a su alcance. 

Cuando empiece a mostrar interés por el control de esfínteres, puedes instalar un orinal lo más sencillo y parecido posible a un WC de adultos. Deja a su alcance papel de váter o toallitas. 

Podemos usar relojes de arena para que visualmente, pueda saber cuánto rato debe lavarse los dientes o las manos. 

Salón / Comedor

Nosotros aprovechamos el comedor para que tenga un rincón de juegos más, así mientras juega, está totalmente integrada en la familia.  Te recomiendo poner una alfombra (yo tengo una en la zona diurna y en el comedor) donde el niño pueda estar tumbado o sentado y moverse libremente. 

Salón adaptado a bebé de 10 meses
Nosotros hemos puesto esta alfombra, a la cual le estamos sacando muchísimo partido

Muebles bajos y armarios a su altura: como te digo durante todo el post, es vital que las cosas estén a su altura. Así que lo ideal es que los muebles sean más bien bajos. Nosotros tenemos éste, que de momento no tiene nada suyo. Más adelante, cuando haya dominado la capacidad de abrir y cerrar cajones, tengo planeado guardar los libros o algunos materiales que quiera tener allí. 

Mantel con siluetas: poner a su alcance un mantel con los utensilios de cocina (servilleta, vaso plato, cuchara, cuchillo y tenedor) para facilitar que pueda poner la mesa. 

Mantel Montessori con silueta de los cubiertos
Mantel Montessori, para que el niño sepa cómo debe colocar la mesa

Entrada

Ejemplos de entrada Montessori
Con esta entrada puede dejar sus zapatos y colgar su ropa. Así se acostmbra a dejar las cosas en su sitio

En mi casa no hay entrada, accedes directamente al salón, así que no hemos adaptado un espacio como tal. Pero si estas interesado, puedes poner un perchero a la altura del niño para que cuelgue sus cosas al llegar. 

Jardín / terraza

Si tienes jardín o terraza, puedes adaptar un huerto o un espacio para los juegos de agua. En casa mi marido ha fabricado un huerto para que Sofía pueda responsabilizarse y entender el ciclo de la vida y de los alimentos. Todavía no hemos plantado nada, pero en breve lo tendremos. 

Huerto DIY
Huerto DIY con palets

Por otra parte, es muy útil tener un pulpo tendedor para que el niño pueda tender parte de su ropa (puede empezar por calcetines) y empezar a responsabilizarse de su ropa.

Tendedero pulpo
Con el pulpo tendedero puede empezar a conocer cómo colgar la ropa con las pinzas

Más adelante se le puede poner un tendedero a su altura.

Tendedero Montessori con maderas y cuerda
Podemos hacer un tendedero DIY con unos listones y una cuerda un poco gruesa

Para propiciar su necesidad de movimiento, si tienes espacio, es ideal que tenga escaleras para trepar, columpio, tobogán… Pero si no, los parques de toda la vida hacen muy bue su función. Y si no tienes un parque cerca, las excursiones a la naturaleza son todavía mejores.

CONCLUSIÓN

En conclusión, ofrecer un ambiente preparado no es difícil ni caro y, además de ayudar al niño a desarrollar su potencial al máximo, evita la frustración al no tener que depender constantemente de un adulto y aumenta su autoestima al hacerlo sentir capaz y empoderado. También evita los conflictos familiares (si un niño nos demanda todo el rato, acabamos agotados y agobiados). 

¿Tienes más ideas sobre como adaptar el ambiente al niño?¿Tienes dudas o quieres consultar?

¡Ponte en contacto conmigo! Déjame un comentario, envíame un mail o escríbeme por Instagram y estaré encantada de responderte. 

 

¡Muchos besos de esquimal!

 

Silvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *