Mitos de la lactancia

A estas alturas de la lactancia con Sofía (casi 10 meses y queremos seguir) dar el pecho se convierte en un tema de conversación muy habitual (aunque no debería ser así) . Entonces, espontáneamente, muchas madres me dicen: «Yo es que no pude dar el pecho porque no me subió la leche«. A veces me da la sensación que es una manera de «exculparse» o de «justificarse» el por qué ellas no han dado el pecho.

Y esas frases me remueven muchísimo. Me sabe realmente mal escuchar que hay madres que han querido dar el pecho a sus hijos y que por falta de información o de apoyo, no hayan podido. 

Así que hoy comparto 21 mitos sobre la lactancia (como los reportajes de Samanta Villar), un post para que sepas qué mitos giran entorno a dar el pecho, y así, si una madre no da el pecho, que sea porque no ha querido, no porque no ha tenido apoyo

Así que… ¡Empezamos!

1.No me sube la leche / No di el pecho porque no tenía leche  

Podría llegar a ser cierto, pero sería extraño. El sexo femenino está diseñado por la naturaleza para amamantar a sus hijos. Así que sería muy raro que no te subiera la leche. Podría pasar, pero se trataría de un caso muy excepcional. De hecho, solo el 3-5% de madres no tienen leche y acostumbra a ser por alguna enfermedad o medicación. 

Actualmente, oigo muchísimas mujeres que no dieron el pecho porque, supuestamente, no tenían leche. Si eso fuese exactamente así, la humanidad estaría en grave peligro de extinción. De hecho, veo algo extraño que nuestras abuelas pudieran amamantar, pero en los años 80 y 90 la gran mayoría de mujeres dejasen de producir leche. 

Es cierto que al principio, puede darte la sensación de que no sacar mucha leche. Pero es normal. Imagínate lo pequeño que es el estómago de un bebé y lo rápido que se llena. Es obvio que no necesitará demasiada cantidad y por tanto, no producirás grandes cantidades. Poco a poco, a medida que se pone al bebé al pecho, se estimula más la producción de leche y la cantidad va aumentando.

Una cosa te voy a decir, madres adoptivas han conseguido dar el pecho a sus bebés. Tal vez poca cantidad, pero lo han hecho sin necesidad de todo el proceso hormonal del embrazo.

2. El dolor es normal

Falso. Puede ser que al inicio de la lactancia, en algún momento puntual, te moleste. Pero no es normal. Si duele, hay algo que no está yendo bien y es necesario consultar con un profesional. 

Normalmente, el dolor está relacionado con una mala posición del bebé al mamar. Corrigiendo la postura, cesa el dolor. 

3.Tu leche no alimenta / Tu leche es de mala calidad / Tu leche está aguada / Mi leche parecía nata de la grasa que tenía.  

Falso.  

Es muy común escuchar ésto cuando el niño no está cogiendo peso al ritmo esperado, o simplemente, cuando tienes un hijo delgado. 

Normalmente, si no coge peso, no va a ser causa de que tu leche sea de mala calidad, porque no existen las leches de mala calidad

Y dirás… ¿pero si tienes una buena alimentación, no tendrás leche más saludable? Si la madre está sana, no. La composición de la leche casi no cambia en función de la alimentación de la madre. Y digo casi porque sí que puede haber pequeñas variaciones en función de la alimentación de la madre (algunas vitaminas y minerales). Pero si tu dieta, habitualmente es equilibrada (aunque no estricta) no hay ningún problema en que puedas alimentarte normalmente. 

4.Hay alimentos prohibidos durante la lactancia  

Falso. Alimentos prohibidos, como tal, no existen. Así como durante en el embarazo sí que hay que ser estrictos con la alimentación, con la lactancia no es así. Puedes comer lo que quieras, siempre y cuando sigas una dieta mínimamente sana y equilibrada. 

Así que no, a los niños no les da gases si comes legumbres o col.

Se dice que algunos alimentos pueden cambiar el sabor de la leche, pero empíricamente solo se ha demostrado en el caso del ajo. Claro está que si notas que el bebé no quiere pecho o se enfada cuando has comido alcachofas, prueba a suprimirlas. 

El alcohol es mejor evitarlo al 100% (aunque una, repito UNA, cerveza no afectaría al bebé). 

La cafeína pasa a la leche, pero en poca cantidad. Yo recomiendo intentar ingerir estimulantes alejados de la toma, pero si tomas un café, al niño no le va a pasar nada. Si percibes que el día que tomas café el niño está más alterado, prueba a tomarlo descafeinado y reducir otros alimentos estimulantes (como la coca cola, el té o el chocolate). 

5.Hay que comer más durante la lactancia

Falso. No sería necesario. Has de comer lo que tu cuerpo te pida. Está demostrado que durante la lactancia, el metabolismo cambia, y se aprovechan mejor los alimentos.

6.La lactancia es fácil / la lactancia es instintiva

Falso a medias. La lactancia, como casi todo en esta vida, requiere un tiempo de aprendizaje tanto para la madre como para el bebé. Sobre todo porque nuestra generación ha visto muy pocas madres dar el pecho, así que el aprendizaje por observación, es algo que se ha perdido bastante. 

En algunos momentos puede ser cansado. Me aventuro a decir agotador. Sobre todo cuando son pequeños y piden toma cada hora, cada media hora o cada 15 minutos. 

Hay veces que las madres se enfrentan, no solo al cansancio habitual de ser madre reciente y dar el pecho, sino que deben cargar con otras tareas (domésticas, más hijos, etc.). 

Inicialmente, puede ser difícil, pero todo se aprende. Y una vez aprendes, es fácil. Y, al menos para mí, lo más cómodo. 

7.Si comen muy a menudo es que no les llega suficiente leche.

Falso. Lo normal, es que el bebé coma muy a menudo. Entre que la leche materna es fácil de digerir y tienen un estómago minúsculo, es normal que cada 2 o 3 horas como máximo pidan comer, incluso cada menos tiempo. De hecho, es normal que te pida comer cada 15 minutos

No te preocupes si tu hijo va ganando peso y crece correctamente, está activo y contento. La demanda va así. 

Ahora tampoco te obsesiones en pesar a tu bebé cada semana, te garantizo que con una vez al mes es suficiente (a no ser que por cierto motivo muy concreto, el pediatra te recomiende más frecuencia).

8.No produces suficiente leche.  

Falso (si no tienes ninguna enfermedad o tomas medicamentos que pudiesen reducir la cantidad de leche). Casi todas las mujeres producimos la leche que el bebé demanda, siempre y cuando se le dé el pecho a demanda. La cantidad de leche se va regulando en función de lo que el bebé pide. Cuanto más lo pongas al pecho, más leche producirás. 

Pero claro, si solamente puedes poner al bebé cada 3 horas 10 minutos en cada pecho, pues tu pecho se adaptará a ello, y tal vez tu hijo quiera más de la que consigue obtener en ese rato. De modo que, en este caso, probablemente no estés produciendo suficiente leche. Pero como ves, tiene fácil solución. Dale el pecho a tu hijo todas las veces que te lo pida. 

9.Si tienes el pecho muy grande o pequeño, no puedes amamantar / si tienes pezón plano no puedes amamantar…  

Falso. El tamaño de tu pecho no influye en la lactancia. Cualquier pecho está hecho para producir leche y amamantar. Si tienes el pezón plano, puedes amamantar, si lo tienes invertido también. E incluso sin pezón, puedes amamantar. El pezón no es más que una especie de indicador para que el bebé sepa de dónde sacar la leche (¿no se ha confundido nunca de lugar y os ha dejado un moratón?). Si ayudas a tu bebé, él podrá mamar.

Lo que es cierto es que si el pecho está muy lleno, puede que al bebé le cueste agarrarse. Pero esto tiene fácil solución, vaciarlo un poquito (manualmente o con sacaleches) antes de darle. 

10. Si estás enferma no puedes dar el pecho / si tienes mastitis has de destetar

Falso. Claro que puedes. Lo único que debes hacer es extremar las medidas higiénicas. Pero no vas a contagiar a tu bebé por darle leche, ya que ésta no lleva los virus. 

Y si tienes mastitis, no es necesario que destetes. Lo que podría llegar a suceder es que el niño rechace la toma, porque la leche sale más salada (aumenta la concentración de sodio). 

11. X alimento/bebida aumenta la producción de leche

Falso. No hay alimentos que aumenten la producción de leche. Sí que se ha demostrado que la cerveza (sin alcohol) y diversos fármacos podrían aumentar la producción de leche.

Pero, no tiene mucho sentido beber más cerveza si para aumentar la producción de leche solo has de poner al bebé más al pecho. Y así te ahorras los efectos colaterales de tomar cerveza (aunque sea sin alcohol).

12. La toma debe ser cada 3 horas, 10 minutos de cada pecho (y variantes)

Falso. Al bebé hay que darle alimento cuando tiene hambre. Si te pide comer, ¿en serio lo vas a dejar pasando hambre hasta que se cumplan las 3 horas? Si lo piensas no tiene sentido hacer sufrir así a nadie y menos a un bebé.

¿15 minutos en cada pecho? ¿por qué motivo? Deja que el niño mame del pecho todo lo que quiera, y en la siguiente toma, dale el otro. Ves alternándolos, pero deja que coma toda la leche de un pecho ya que las propiedades de la leche que sale al inicio y la final, cambian. 

Por ejemplo, la cantidad de grasa de la leche varía del inicio al final de la toma, ya que aumenta progresivamente. Así que cuanta más leche ingiera de un pecho en una misma toma, más cantidad de grasa tomará. 

Además, hay niños que comen más rápido y otros más lento. Es imposible saber exactamente cuánto come el niño, si mucho o si poco. Así que lo mejor es seguir las indicaciones del bebé y darle de comer cuando tenga hambre. Su instinto ya le dice qué necesidades tiene en cada momento

13. Ya es muy mayor para seguir tomando leche.  

Falso. ¿Quién impone la edad en que un bebé debe dejar de tomar el pecho? ¿La sociedad o la madre y su bebé? 

Quiero recordar que la leche materna debe ser el único alimento hasta los 6 meses, el alimento principal a partir de los 6 meses y un alimento complementario hasta los 2 años. Y más allá de los 2 años, no se ha demostrado beneficios pero tampoco le va a hacer daño. 

Así que si tú y tu bebé os sentís felices y cómodos de compartir este momento más allá de los 2 años, que nadie os impida hacerlo. La lactancia es muchísimo más que comida, es consuelo, es un momento de vínculo, es amor y unión entre madre e hijo. 

14.La lactancia es una manera de evitar que se enfermen.

Falso. La lactancia no es agua bendita (aunque se le pueda parecer). El niño se va a enfermar. Nutricionalmente es el alimento más completo que pueda existir, pero eso no quiere decir que tu hijo se vaya a convertir en un superbebé con un sistema inmune hiperdesarrollado que lo va a proteger de cualquier enfermedad. Pero sí que reduce mucho la posibilidad de desarrollar algunas patologías

15. La lactancia es un sacrificio que debe hacerse por nuestros hijos.  

Falso. La lactancia no debería de ser un sacrificio (aunque como he dicho más arriba, en algunos momentos, pueda ser dura). 

La lactancia es una parte del ciclo reproductivo de la mujer. Y jamás es una obligación ni un deber. Como diría el pediatra Carlos González, «derecho no es lo mismo que obligación». 

Si la lactancia se convierte en un sacrificio, algo que se hace como obligación, para ser una «buena madre», considero que debe irse dejando. Sobre todo porque si se considera un sacrificio, al final, esto afectará en la manera de percibir futuras tensiones con nuestros hijos y pensar… «con lo que yo he sacrificado por mi hijo, y ahora me lo agradece así». 

16. La leche artificial es igual que la leche materna.  

Falso. La leche artificial es un recurso muy completo en caso de que no quieras/puedas dar el pecho, y el niño crecerá la mar bien. Pero la leche artificial nunca podrá tener las mismas cualidades que la leche materna.

Y no solo a nivel de composición. Recuerda: el pecho no es solo alimento

17. Como se ha acostumbrado al biberón, que es más fácil, ya no quiere teta.  

Falso. No es más fácil con el biberón. Pero la manera en que debe succionar un biberón y un pecho es diferente. Y ésto, si la lactancia no está instaurada, puede crear un poco de confusión en el bebé. Lo mismo sucedería al revés: el bebé acostumbrado al pecho, luego rechaza el biberón

Y remarco que es falso porque tengo experiencia con este aspecto. Nos costó bastante que Sofía cogiese el biberón (cuando no estaba, me extraía leche para quién se quedase con ella pudiera darle). Pero al final, con paciencia y cariño, Sofía aprendió. Y se los tomaba (y toma) de maravilla. Pero no fue fácil, tuvo que aprender y nosotros tener mucha paciencia y probar diferentes modos. Pero es que tampoco fue coser y cantar el inicio de nuestra lactancia y acabamos aprendiendo. Ahora tiene casi 10 meses y somos unas máquinas de dar y tomar el pecho (respectivamente). Aún se sorprende la gente cuando le voy dando el pecho mientras hago la compra o doy un paseo. 

18. No te puedes quedar embarazada dando el pecho.  

Falso. Puede ser más difícil quedarte embarazada, sobre todo al inicio de la lactancia, cuando el bebé acaba de nacer, pero no es imposible

Es más común poder quedarte embarazada si la lactancia cesa de repente  o cuando han ido reduciéndose las tomas, ya que el cuerpo interpreta que el niño ya come otras cosas y entonces el cuerpo de la mujer está preparado para un nuevo bebé. 

Atención, puedes quedarte embarazada aunque no te haya venido la regla. ¿No habéis escuchado algún caso de “se quedó embarazada en la cuarentena”? 

19. Si te quedas embarazada mientras das el pecho, puedes sufrir un aborto / puedes tener un parto prematuro / debes destetar al niño.  

Falso. La lactancia no produce abortos. Sí que puede ser que estimular los pezones pueda llegar a producir contracciones por la liberación de oxitocina. Pero el útero sólo es sensible a las contracciones al final del embarazo 

¿Parto prematuro? Como te decía en el párrafo de arriba, teóricamente, podría suceder, pero no hay casos registrados en que la lactancia haya producido un parto prematuro. Me gusta mucho un ejemplo que pone Carlos González (pediatra): cuando una embarazada tiene riesgo de parto prematuro, se le indica reposo absoluto. No puede salir a la calle, ni pasear. Por ende, caminar ¿produce riesgo de parto prematuro? Si tienes un embarazo normal, podrás seguir dando el pecho sin temor. En caso de amenaza de parto prematuro, habrá que estudiar el caso con más detenimiento. 

Así que normalmente, no es necesario dejar la lactancia de tu hijo mayor si te quedas embarazada. De hecho, puedes dar el pecho a ambos hijos (lactancia en tándem), lo único que la naturaleza es sabia y la leche que producirás será la que necesite tu hijo más pequeño. 

20. Con tanto pecho le estás creando dependencia

Falso, muy falso, falsísimo Esto no tiene ninguna fundamentación científica. Más que algo basado en datos empíricos, es una afirmación basada en los prejuicios que no deberías escuchar.

Insisto, Sofía toma el pecho a demanda con 9 meses y ya te digo que es igual o más autónoma que otros bebés que no han tomado el pecho.

21. No puedes tomar medicamentos mientras das el pecho

Falso en su mayoría (salvo excepciones). Pero a ver, si al niño le damos Dalsy, Apiretal, Amoxicilina… ¿por qué ibamos a dejar a la madre sufriendo con una migraña? Así que no tiene mucho sentido que una mujer tenga que tener dolor, sufrir o tener molestias por estar dando el pecho. O deba destetar porque le puede llegar algo al niño por el pecho.

Eso no quita que es recomendable consultar con un profesional, pero eso de “no puedes tomarte nada si das el pecho” no es cierto. Pero, a parte de la atención profesional (que no siempre se tiene acceso a ellos las 24 horas del día), te recomiendo que si tienes dudas consultes con la web de e-lactancia.

Y hasta aquí el post con 21 mitos sobre lactancia. La verdad es que me ha sido muy fácil encontrar estos 21 mitos (que son muchos eh). Pero seguro que me dejo alguno. ¿Te han dicho algún mito que no salga en el post?

¡Cuéntamelo en los comentarios, o pásate por mi página de Instagram y explícamelo!

Creo que es necesario que la información veraz llegue a la gran mayoría de madres. Así que  si crees que este post puede serle útil a alguien, te agradeceré muchísimo que lo compartas. 

Muchos besos de esquimal, 

Silvia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *