El primer mes de BLW

El primer mes de BLW es complicado, todo es nuevo para ti y para el bebé. Y al tener que introducir alimentos de uno en uno, a veces sabemos qué proponerle que le pueda ser apetecible a la vez que saludable…

Así que me ha parecido buena idea proponeros qué alimentos nos han funcionado y qué alimentos (a pesar de ser los TOP del BLW), no nos han servido del todo.

Antes de entrar en materia hay dos cosas que te quiero recordar:

Primero: no te vuelvas loco/a. Recuerda que hasta el año el principal alimento del bebé debe ser la leche materna, los alimentos que le propongas son un «entrenamiento» para su vida de adulto.

Segundo: no sufras mucho por el hierro. Es cierto que la leche materna no tiene este mineral, pero las reservas de hierro del bebé no desaparecen de un día para otro. Es más, está más (me voy a poner científica):

Los estudios hasta ahora realizados, indican que el riesgo de anemia es el mismo en bebés alimentados con BLW que con papillas.

Pero no os voy a engañar, por quedarme tranquila, he hecho la versión BLISS (Baby Led Introducion to SolidS), en que se prioriza la introducción de alimentos altos en hierro. Eso sí, no me obsesioné en que se los comiese todo un plato de lentejas si no le apetecían.

Infografía del blog de Itzel, de «cachito a cachito». Blog que recomiendo muchísimo. Haz clic aquí para entrar en su blog

Recuerda que debemos servirlos de manera que sea fácil de agarrar para el bebé (el mejor corte es en barra), y que deben ser alimentos preparados de tal manera que «chafándolos» entre tu lengua y el paladar se deshagan.

Ejemplo de cortes del plátano para facilitar el agarre.

(Quiero remarcar que este post es del primer mes de BLW, así que alimentos que antes rechazaba o no le eran muy apetecibles, ahora tal vez se los come encantada. De modo que si tu bebé rechaza algún alimento un día, no dejes de ofrecérselo, que a estas edades cambian sus gustos más rápido que Neymar de peinado).

Así que una vez hechas estas aclaraciones…

¡Empezamos!

ALIMENTOS EXITOSOS 🙌
(es decir, la mayor parte del alimento acaba en su boca)

Pan integral de trigo sin sal. Me ha salido la niña «panera». Le encanta el pan. Se lo corto en mini bastoncitos y se lo unto con tomate o con aceite. Y es con lo primero que arrasa del plato.

Bastoncito de pan integral sin sal con AOVE

Aceite de oliva virgen extra (AOVE). ¿A quién no le gusta el aceite? Además de ser un aderezo buenísimo, tiene un alto contenido de grasas buenas.

Tortilla. El huevo ha sido un éxito. Hay mil pautas y maneras de introducirlo, hay quién dice que todo a la vez y hay quien dice que muy progresivamente.

Itzel de «cachito a cachito» nos recomienda introducirlo paulatinamente

Yo opté por un mix. Primero le di solo la yema, pero la segunda vez que se lo presenté se lo di entero y bien cocinado. No tuvo ninguna reacción y le encantó. Ahora lo mezclo con patata (hervida), berenjena o brócoli.

La tortilla de patata le encanta

Berenjena. Las hamburguesas o tortillas de berenjena le gustan muchísimo desde el minuto uno. Pero la berenjena «tal cual» no le hace mucha gracia.

Tortilla de berenjena

Melón. Como fruta es de lo que más le gustaba. Le presento varias rodajas triangulares, finas y pequeñas con algo de piel en la base para que la pueda cogerlo más facilmente. Y le gustaba mucho. Ahora, ya no es de sus frutas favoritas.

Recomiendo no presentar los platos tan llenos para que no se agobien. Fue un error que cometí en esta foto.

Judías verdes. En contra todo pronóstico, le apasionan. Aunque en este caso se las daban en la guarde o su padre y en lugar de enteras y un poco «chafadas». Lo que hacemos es ponérselas en la cuchara y darle la cuchara para que ella pueda administrar cuándo y cuánto quiere ponerse en la boca. Cuando yo estoy, siempre se las ofrezco enteras (como en la foto). Es éxito asegurado.

Tomate. La verdad es que no he probado a dárselo entro, pero untado en el pan o en la pasta, le gusta mucho.

Pasta. Le encanta la pasta, sobre todo con tomate. Antes de que tuviese dientes se la ofrecía muy cocida para que le fuese más fácil deshacerla. Ahora ya se la presento al dente.

Sí que es cierto que se atragantaba bastante, así que recomendaría esperar un poco a que tenga algún diente para dársela. Sofía lo que hacía principalmente era chuparla hasta que le salieron los dientes (que fue prontito) y entonces empezó a comerla «de verdad».

Aquí la tenemos con su plato de pasta con tomate y pan

Helado de fresa. Con la ola de calor que pasamos en verano, decidí probar a introducirle las fresas (que por las semillas y el tamaño me daban un poco de miedo presentárselas enteras) en modalidad helado. Se las trituré, las mezclé con un poco de bebida de avena y lo congelé en los moldes típicos de helado. Recién salido del congelador no le gustó demasiado, pero cuando se empezó a deshacer, le convenció bastante más. Fue ideal para aliviar las molestias de los dientes y el calor. Ahora las fresas son su fruta favorita.

Aguacate. De momento no le he dado aguacate entero, pero sí untado en el pan y en formato burguer con brócoli, y la verdad es que ambos han sido un éxito.

Aviso: La burguer de brocoli y aguacate pringa muchísimo (tenéis la receta en mi instagram: clic aquí).

Pa con aguacate untado

Quinoa. Empecé a darle quinoa un poco antes de los 6 meses para ir introduciendo cereales, ya que tenía muchas ganas de comer otras cosas. Se lo daba el padre (que no se sentía muy seguro con sólidos). Se la comía mezclada con alguna fruta chafada.

Avena. Ídem a la quinoa. Nos sirve para acompañar alguna fruta chafada.

Platito de avena

SIN PENA NI GLORIA
(algo le cae a la boca pero una gran parte acaba en el suelo)

Manzana. Se la presento cortada en barritas y hecha al vapor con Lékue. Le pongo pocos pedazos. Aunque lo que más le gustaba hacer era aplastarla fuerte con las manitas y luego, ya si eso, se lo metía en la boca. Le gustaba más si la dejaba enfriar en la nevera.

Barritas de manzana

Pollo. No es lo que más le gustó. Se lo hacía (y hago) hervido con un chorrito de AOVE. Preferiblemente, le doy muslo (evidentemente deshuesado) porque le es más fácil gestionarlo. Con la pechuga le costaba más deshacerla y acababa vomitando.

Muslo de pollo

Plátano. Uno de los alimentos insignia del BLW que no le hace mucha gracia a Sofía. Se lo presento en modo pintalabios (con la piel para facilitar el agarre) o en barrita. Empezó con mucha fuerza porque fue el primer alimento que le di, pero cuando fue probando otras cosas pasó a segundo plano y no es de los alimentos que más le interesan.

Brócoli. Otro de los alimentos insignia del BLW que tampoco es una perdición por sí solo. No le llamó la atención nada de nada, y solo se lo come si se lo mezclo con la tortilla o con hamburguesa (la hamburguesa de brocoli y aguacate tuvo muchísimo éxito)

Foto del único día que tomó borocli entero

Patata. Se la damos hervida o chafada, mezclada con otras verduras.

Lentejas. Es de lo primero que le ofrecí por el tema del hierro. Se las daba su padre o la guardería chafadas. Comía algo, pero tampoco tenía mucho éxito y no tomaba gran cantidad. Actualmente, les ha cogido más cariño y le gustan bastante

Naranja. Se la doy cuando le ofrecemos lentejas ya que la vitamina C mejora la absorción del hierro. Al principio le costaba un poco, seguramente por el sabor ácido, pero cada vez la va aceptando más. Aunque no es de sus frutas favoritas.

Pera. Primero se la dio padre cuando yo no estaba, triturada y mezclada con la avena o la quinoa. Se comía un poco, pero se cansa rápido. Las galletas de avena y pera tampoco le llaman muchísimo la atención. Y entera, cocinada al vapor como la manzana) tampoco le hace mucha gracia.

Galletas de avena y pera

ALIMENTOS SIN ÉXITO
(Alimentos que acaban en el suelo o en la boca de Nala directamente)

Zanahoria. Se la he dado al vapor, hervida, en bastones y rallada. Aunque rallada la llega a tolerar, no le es muy apetecible. Se la doy de vez en cuando mezclada con puré de patata y algo come, pero casi nada. Así que tampoco insisto en exceso.

Y hasta aquí mi experiencia con el primer mes de BLW.

Si tenéis alguna duda, por favor, no dudéis en escribirme en los comentarios o en Instagram. Estaré encantada de ayudaros con mi experiencia.

¡Muchos besos de esquimal!

Silvia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *