EXTEROGESTACIÓN

O los siguientes 9 meses…

Muchos p/madres estaréis cansados de oír: 

No lo tengas tanto en brazos que se acostumbra. 
Déjalo llorar, que se acostumbre. 
¿Otra vez le das teta? 
Lo tienes todo el día en brazos. 
Déjamelo a mí, que se ha de acostumbrar a estar sin ti
-No debería dormir contigo, que no lo vas a sacar nunca de la cama.

Pues os vengo a dar un notición (testado científicamente):

Eso que tanto te critican, es exactamente lo que tienes que hacer. Tener a tu hijo todo el día en brazos, no dejarlo llorar. Que esté lo más apegado a ti posible. 

Hoy os hablo de los segundos nueve meses o… exterogestación.

Y muchos me dicen… ¿EXTERO… qué?

EXTERO-GESTACIÓN. O lo que es lo mismo, los 9 meses después del parto, o por qué los humanos somos los animales «más inútiles» al nacer (frase muy usada por mi marido y que espero que nadie se ofenda por ella). ¿Por qué somos tan indefensos mucho más tiempo que otras tantas especies?, ¿por qué somos tan dependientes?

¡Empezamos!

¿QUÉ ES EXACTAMENTE LA EXTEROGESTACIÓN?

Por cuestiones evolutivas, los bebés humanos, nacemos prematuros. TODOS (por muy listo que te parezca tu churumbel). Y el nacimiento, no quiere decir que el bebé ya este listo para separarse de la madre y vivir su vida.

La dependencia de la madre sigue estando presente igual que dentro de la barriga, pero fuera del útero.

A ésto le llamamos EXTEROGESTACIÓN: los nueve meses de dependencia total del bebé que siguen a los 9 meses del embarazo. Es, literalmente, un segundo embarazo fuera del vientre. 

Foto de ayer, cuando Sofía cumplió 9 meses.
Si quieres ver el «9 meses dentro versus 9 meses fuera«, haz click aquí

PERO… ¿POR QUÉ NACEMOS ANTES?

Y te preguntarás…. ¿Qué sentido tiene nacer antes?¿Por qué la Madre Naturaleza no nos deja que nos formemos bien y luego si eso ya nacemos?¿No era tan sabia?

Pues sí. Es muy sabia.  Y éstos son los motivos por los cuales nacemos antes de tiempo:

  1. Porque somos (supuestamente) el animal más inteligente del planeta, y por ende, los más cabezones. Por lo tanto tenemos que disponer de un cráneo de grandes dimensiones para albergarlo. 
  2. Por un estrechamiento de la pelvis por andar a dos patas. De manera más culta, podemos decir que «a raíz de la bipedestación, nuestra pelvis ha sufrido un estrechamiento durante la evolución». 

Debido a estos dos factores, el tiempo de gestación se ha reducido para poder permitir al bebé atravesar el canal de parto. En caso contrario, la vida del bebé (y de la madre) estarían en peligro porque el bebé no cabría.

 ¡Dato! El cerebro humano solo se ha desarrollado un 25% en el momento del alumbramiento. Según las investigaciones, para que un bebé humano nazca con el mismo desarrollo que un bebé simio, debería de estar gestándose entre 18 y 21 meses. ¿Te imaginas casi 2 años embarazada con un bebé de uno 10 kilos dentro? Yo no, desde luego. 

¿18 o 21 meses de embarazo?

Cómo ves, el bebé nace prematuro, pero no para que haga sus cosas y se «espabile» y «aprenda que la vida es dura», sino para seguir gestándose fuera del útero sin poner en peligro a la especie humana. Así que debe seguir sintiéndose de la manera más parecida posible a cómo se sentía dentro de la barriga de mamá. 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA EXTEROGESTACIÓN?

Así que el bebé cree que es uno solo con la madre hasta los 7-9 meses…

Como decía un pelín más arriba, que el bebé nazca, no implica que ya pueda separarse de la madre, todo lo contrario. Es totalmente dependiente de ella y por lo tanto, necesita estar lo más apegado a ella posible. De hecho, el bebé se considera un solo ser con la madre hasta los 7-9 meses, que si te fijas, coincide con el desarrollo de la «ansiedad por separación». Es decir, hasta esa edad no se percibe a sí mismo como un ser individual. ¿Casualidad? No lo creo.

Pero ¿por qué es tan importante?,¿qué tiene la exterogestación que la hace tan decisiva en el desarrollo de nuestro bebé?

Empezamos por lo más básico. ¿Sabías que las funciones fisiológicas como el ritmo de sueño, la función cardiovascular, el sistema inmune o los niveles hormonales, se regulan mejor cuando bebé y madre están en contacto físico? Por ejemplo, el colecho regula la respiración del bebé y la temperatura corporal. 

También me gustaría hacer hincapié en que nacer con el cerebro tan poco desarrollado, tiene sus beneficios,siempre y cuando alrededor haya estímulos apropiados. Te explico por qué. 

El cerebro del bebé en el primer año se desarrolla a una velocidad que no va a volverse a repetir en toda la vida. Así que todas las experiencias que viva en esta etapa tendrán un especial impacto en su futuro desarrollo. Cuanto más trabajo realice el cerebro, más será capaz de hacer y más hambre de aprendizaje tendrá.  

Observa cómo aumentan las conexiones entre neuronas los primeros 6 meses de vida del bebé, cómo aumentan más lentamente a partir de esa edad, y cómo sufre una reducción de conexiones a medida que crece

Te pongo un ejemplo, cuando un mamífero nace, solo debe aprender a ponerse en pie y no separarse de su madre. Es algo instintivo, mecánico. No piensan, solamente siguen a su madre. Sin embargo, un bebé humano no es un ser pasivo en el entorno, sino que poco a poco va aprendiendo a explorar, a crear consecuencias lógicas, a ubicarse en el ambiente…  Y para hacerlo de manera segura y sacar el máximo rendimiento de esta etapa, necesita a su madre cerca. 

Los estímulos que el niño recibe a nivel auditivo, olfativo, sonoro, visual o táctil mientras lo porteas, lo acaricias, le hablas, le sacas a pasear.. tienen un impacto extremadamente beneficioso en su cerebro.

A nivel emocional, la seguridad y el amor que ofrecen los brazos de la madre, hace que el bebé viva más tranquilo, más relajado y aprenda a regular mejor sus emociones

Para ver si me vas siguiendo lo que quiero decir…. ¿qué crees que es mejor?
a) Dejar al niño en su cuna/carrito y que se curta
b) Llevarlo en brazos y que perciba el mundo que le rodea

a) Dejar que el niño llore en su cuna hasta que se duerma
b) Que duerma contigo

(Si has respondido A, ¿estás seguro que te has leído el post?)

Y más te voy a decir. Y prepárate, que cuando lo estudié en la carrera, me quedé a cuadros. (Nota mental que hice en el año 2010 durante la clase de Psicología del desarrollo: no hacer nunca más caso de la sabiduría popular):

(redoble de tambores…)

Dejar llorar al bebé, no solo no es bueno.
Es MALO.

(Y no malo porque lo digo yo que he decidido criar desde la crianza respetuosa y el amor, que también. Sino por la propia bioquímica del cerebro)

Así que efectivamente: abuelas, suegras, madres, suegros, padres, tíos, vecino del quinto, compañero de trabajo que tiene un amigo que tiene un sobrino que dice que hay que dejar que los niños lloren. ESO ES MENTIRA.

Reacción de muchos al leer la afirmación de arriba

Dejar a un bebé llorar es malo porque el estrés que produce el llanto (recordemos que si el bebé llora por algún motivo y éste no es fastidiar) libera una hormona llamada cortisol que tiene un impacto nefasto en el desarrollo cerebral y ¡hasta en el sistema inmune! La exposición repetida a esta hormona destruye neuronas, dificultado el aprendizaje, el razonamiento, el control de impulsos e incluso la memoria. Si ya de por sí, tiene impacto negativo en un cerebro adulto, imagínate en un bebé en pleno desarrollo.

Así que ya tienes una respuesta buenísima (y avalada por la ciencia) para cuando te digan que dejes llorar a tu bebé. 

Como estás viendo, este periodo de 9 meses tiene un impacto enorme en el futuro emocional, cognitivo y físico del niño y por lo tanto, debemos ser muy conscientes de cómo lo gestionamos y cómo lo llevamos a cabo. De modo que, la exterogestación debería ser respetada, no solo por un tema sentimental, sino por el correcto desarrollo de nuestros hijos.  

Así que, cómo síntesis de este apartado, no estás «mimando», «malcriando», «consintiendo» o «mal acostumbrando» a tu bebé por tenerlo en brazos. Al contrario, al tenerlo en brazos se nutre de todos los estímulos sensoriales del entorno de la madre, desde la seguridad de sus brazos. Estas oportunidades para aprender hacen que las neuronas se encuentren con otras neuronas, se creen más conexiones sinápticas y cuantas más conexiones sinápticas, más crece el cerebro. 

¿CÓMO CONSEGUIR QUE EL BEBÉ SIGA GESTÁNDOSE FUERA DEL ÚTERO?

Con todos estos párrafos, supongo que ya te has concienciado mucho de la importancia de estos 9 meses, pero ¿cómo procedemos?

– Con el porteo: es la herramienta de referencia para la exterogestación. Como dice Lucía Mi Pediatra «dormir boca arriba, jugar boca abajo y el resto del tiempo en brazos».  

-Con el colecho

-Con el «tener al bebé en brazos todo lo posible«

-Con la lactancia a demanda: sin horarios, sin restricciones. Dar el pecho sin mirar el reloj. Cuando el bebé así lo requiera. 

-Con mucho piel con piel, mimos, masajes, besos… Vaya, que achuches a tu bebé todo lo posible, mientras te deje. 

-Con un entorno calmado y reconfortante

¿CUÁNDO SE CONSIDERA FINALIZADA LA EXTEROGESTACIÓN?

Según Bostok (profesor de psicología en la Universidad de Queensland), la exterogestación finaliza una vez el bebé consigue gatear, es decir, cuando podría escapar por sus medios de un peligro. Y ello coincide con los 9 meses fuera del útero (atendiendo las diferencias individuales entre bebés, que algunos gatearán antes, otros después y otros no gaterarán). 

También se considera finalizada cuando el cerebro del bebé alcanza el 50% de su tamaño de adulto. Que coincide con los 9 meses posteriores al nacimiento. 

Sofía y yo acabamos de terminar la exterogestación. ¿Y sabes qué te digo? Que mientras mi espalda me lo permita y ella se deje, voy a seguir achuchandola y teniéndola en brazos todo el tiempo posible. 

CONCLUSIÓN

En conclusión, seguramente si todos los padres, abuelos, tíos, etc., conociéramos esta información avalada científicamente, no se pondría en duda la necesidad de que el bebé tenga el máximo contacto físico y emocional posible con su madre (o cuidador principal). 

Seguramente, acabaríamos así con eso de que «los bebés deben curtirse» y «deben llorar para que se ensanchen sus pulmones». 

Seguramente, si los gobiernos y políticos supieran ésto y le dieran su merecida importancia, cambiarían sus políticas de conciliación para, por lo menos, dar a las madres 9 meses de permiso de maternidad para poder cuidar de nuestros hijos y cubrir sus necesidades cómo corresponde, ya que al final, parece que se les olvida, pero son el futuro de esta sociedad. 

Si el post te ha sorprendido, te ha sido útil y crees que puede servirle a otros padres o madres, no dudes en compartirlo. Y tampoco dudes en dejarme tu opinión, tu consulta o cualquier puntualización que quieras hacer. Estaré encantada de leerte.

¡Muchos besos de esquimal!

Silvia. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *