10 frases que escucharás si te decantas por la crianza respetuosa

Si ya has tenido hijos y estás llevando a cabo el método de crianza respetuosa (que se basa en el respeto al niño, en tratarlo como un igual y con libertad), seguramente, las siguientes frases te sonarán y habrás encontrado el modo de hacer oídos sordos.

Pero si vas a ser m/padre y te decantas por este método, muy probablemente la primera vez que las escuches te pillarán desprevenido, sin saber qué responder y te harán dudar de ti mismo. Cosa que no queremos. Todas y cada una de las frases merecen un post a parte para que las rebatamos, pero voy a intentar darte respuestas sintéticas para “parar los pies” a los “opinólogos” y ser firme en tus decisiones sin que nadie te haga dudar de ti mismo.

  1. ¿No es muy mayor para darle teta?

Puedes responder un poco brusco “¿y tú no eres muy mayor para meterte en asuntos que no te incumben?”. Aunque esto puede acarrear situaciones conflictivas, sobre todo si quién te lo dice es un familiar o amigo. Así que puedes optar por responder “la OMS recomienda que la lactancia sea el alimento principal del niño hasta el año y la recomiendan mínimo hasta los 2 años y si se puede alargar, mejor”. Os dejo aquí en enlace: https://www.who.int/topics/breastfeeding/es/

Normalmente, se asocia dar el pecho a niños «mayores» (con dientes, o que ya andan) a que la madre es muy blanda y el niño un mimado. No caen en que la leche materna (u oro blanco) es el mejor alimento para nuestros hijos hasta edades “muy” avanzadas y que no es que se consienta al niño, es que es un acto precioso que ambas partes desean hacer.  Además, dar el pecho no solo es alimento, es cariño, amor, conexión, relajación… Así que si tu decisión es dar el pecho hasta que tú o tu hijo os canséis, que estos comentarios no te incomoden.

2. (Y ahora una variación de la anterior) ¿Otra vez teta? Pero si no tiene hambre. Vaya vicio….

Esta frase se escucha sobre todo si se ha decidido dar el pecho a demanda. Los niños quieren mamar 2 minutos y a los 5 minutos quieren un poco más. Y es así. Y es normal. Igual que los adultos picoteamos o descansamos entre bocado y bocado. Pues lo mismo, pero con un estomago diminuto que puede almacenar menos comida. Además, vuelvo a recordar, que el pecho no es solo para comer. Puede que sí siga teniendo hambre o puede que solo quiera sentirse cerca de mamá. Y eso, no tiene nada de malo, más bien lo contrario.

3. Baby led… ¿qué? Vaya moderneces os inventáis.

Weaning. Baby led Weaning, señora. Es decir, el bebé guía su destete. De manera respetuosa el niño va marcando el ritmo en que deja el pecho por la alimentación sólida. Y de moderno, nada. Más bien lo contrario. Antes de que existieran trituradoras o mini pimers, ¿cómo creen que los niños pasaban de la leche a la alimentación complementaria? Bingo. Directamente a los sólidos.

Sofía comiendo pechuga de pollo hervida

4. Esta niña es muy lista, va a hacer lo que quiera contigo. Te tiene muy bien tomada la medida.

Esta frase es muy común cuando tu hijo quiere estar en brazos contigo en lugar de con un desconocido o llora en el carrito para que lo cojas. Y tú cumples su petición. Vamos a ver. Un bebé no es un ser manipulador, malvado, que te toma la medida para que seas su esclavo. Un bebé es un bebé. Y como cualquier bebé o niño, le gusta que estén por él, le gusta el cariño, los mimos y los abrazos. O simplemente, se aburre. O le pica un pie y no sabe rascarse. Y por eso llora, es su manera de comunicarse. Supongo que si nacieran sabiendo hablar nos dirían “mamá, en el carrito me siento solo y estoy aburrido mientras tú estás entretenida hablando con la vecina, yo también quiero participar, ¿habláis conmigo?”. Pero como nacen sin hablar, pues lloran.

5. Si la coges tanto en brazos se va a mal acostumbrar.

No, los bebés no se mal acostumbran al cariño. No puedes “mal acostumbrarte” a algo bueno. Al contrario. Un abrazo cuando el bebé está incómodo, aburrido, asustado o triste va a hacerle sentir seguro y tranquilo. Va a sentir que alguien vela por él y poco a poco, tendrá la confianza de ser cada vez más autónomo porque sabe que si algo malo sucede, alguien le va a ayudar y reconfortar. Y por eso, crecen siendo niños más seguros y capaces que niños que se les deja llorar “para que aprendan”. ¿Para que aprendan qué?¿Que hay que sufrir en la vida?¿Que si estás sufriendo por algo, nadie te va a ayudar?

6. ¿Todavía duerme contigo? Nunca la vas a sacar de la cama. ¿Y tu vida de pareja?

A mí me gusta responder tal cual: “Primero, yo no opino sobre a quién metes en tu cama (que sería para verlo). Segundo, si por vida de pareja te refieres al sexo, debes tener una vida sexual muy triste si solo lo haces por la noche y en la cama”. Pero entiendo que esto, no siempre se puede soltar a la ligera. Así que simplemente piensa que si duerme contigo, duerme más, tú tienes más energía durante el día, y por ende, puedes estar al 100% jugando con tu hijo y aguantando comentarios de este tipo sin mandar al opinólogo a tomar por saco.

De todos modos, de verdad que yo no conozco a adolescentes que sigan durmiendo con sus padres. Normalmente, llega un punto en que el niño quiere su propio espacio. Pero de todos modos, si a vosotros no os molesta y el niño está a gusto ¿qué tiene de malo que duerma con vosotros? O sea, es normal (y lo que se espera) que tú duermas en pareja pero tu bebé de un año debe dormir solo en su cuarto. Claro. Muy coherente todo.

Siesta en la cama

7. Los niños necesitan límites

Obvio. Es imperioso que los niños crezcan sabiendo que hay ciertas normas incuestionables e infranqueables. Ni que la crianza respetuosa no tuviera límites. Los tiene y muy claros y marcados. Cuando se dice no, es no. Pero el «no» y el límite van a ser para su propia seguridad, no se le dirá a todo que «no», sino que se buscarán maneras alternativas de dar la negativa. Si le decimos que “no” a toda conducta que nosotros consideramos que está fuera de lugar, el “no” pierde su valor. Eso de “no puedes ver la televisión” un día, pero al día siguiente le dejamos verla una hora para poder descansar un poco, no vale. El “no” es para cosas necesarias como “no se tocan los enchufes”. En el caso de la tele, porque no probamos con un… “puedes ver la tele 20 minutos al día, ¿prefieres verla ahora o más tarde?” o, en lugar de “no saltes en el sofá” diríamos “se salta en el suelo porque si saltas en el sofá se puede romper”.

8. Se va a ahogar si le das eso

Por “eso” entendemos un trozo de comida sólida. Y esta frase es típico escucharla cuando estás haciendo el BLW. Es difícil rebatirlo porque has de explicar todas las bases del método y la gente no se para a escuchar tanto rato, pero vaya, puedes decir que hay evidencia empírica de que el BLW bien aplicado no aumenta el riesgo de asfixia más que los triturados.

9. Un cachete a tiempo ahorra muchas tonterías.

Con ésta me indigno. Estamos avanzando mucho para denunciar la violencia de género, pero la sociedad normaliza que se pegue a un niño. Es decir, si mi marido me da una bofetada, yo puedo denunciarlo, pero si se la da a su hija, la está educando. ¿Qué pasa?¿Son los niños ciudadanos de segunda?

10. ¿Por qué le hablas tanto? Si no te entiende

Muy típica cuando me ven que a Sofía le explico TODO, me la decían sobre todo cuando era recién nacida. Desde el momento que la tuve encima el primer segundo de vida, le hablo constantemente. Le enseño las cosas, se las hago tocar, oler… Y muchísima gente me dice que es muy pequeña, que no me entiende y que no se entera. Pues no es así. El cerebro de un bebé es una esponja. Lo absorbe todo. Cualquier estímulo temprano es positivo. Háblale a tu hijo, no todo lo que quieras, sino todo lo que puedas.

Y ahora voy a dar una frase extra (de regalito) que me saca de mis casillas…

11. Pues yo me he criado con el método tradicional, y aquí estoy, la mar de bien

Típica frase para demostrarnos lo “bien” que va el método tradicional como si fuese una competición o dijésemos que lo nuestro es lo bueno y lo tradicional lo malo.

Justo esta frase me la han dicho personas que me han hecho desear decirles “por eso mismo, intento buscar un método alternativo, para que no salga así”. Pero eso es un poco bestia soltarlo así como así. Te recomiendo que en estos casos, simplemente dile que lo tomarás en consideración y usa tus tapones. No te recomiendo que te metas en juzgar cómo lo han educado ya que estás juzgando a sus padres, quiénes lo más seguro lo han hecho lo mejor que han sabido.

Y esto es todo. Podría seguir con más frases, o detallar más cómo rebatir cada frase, pero no llegaríais jamás al final del post, así que me guardo los detalles para otras entradas.

¡Contadme más frases que os han dicho! ¿Cómo las habéis gestionado o respondido? Espero vuestros comentarios y nos reímos un rato.

¡Muchos besos de esquimal!

Silvia.

2 opiniones en “10 frases que escucharás si te decantas por la crianza respetuosa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *